Juegos con disfraces

Juegos en familia con disfraces de animales

Aprender a ser es la filosofía de jugar con disfraces que introduce a los niños en las reglas sociales, la empatía y la expresión de sentimientos. Los disfraces comparten con otros juguetes importantes beneficios para los niños.

Jugar con disfraces contribuye al desarrollo de la imaginación, la simbolización, el desarrollo del pensamiento abstracto, la socialización y la atención. Cuando un niño se disfraza de cebra, enfermero, capitán de barco, princesa, bombero o policía está imitando, y en consecuencia, aprendiendo comportamientos y normas relacionados con la vida adulta. 

Al jugar con disfraces, no solo en Carnaval o Halloween, estas habilidades propias del juego simbólico se desarrollan especialmente en niños a partir de los 3 años, un momento clave en el desarrollo de su sociabilidad, que manifiestan cuando empiezan a exteriorizar sus sentimientos durante el juego. Más adelante, a partir de los 6 años, los niños ya son capaces de crear mundos imaginarios en sus juegos en los que el disfraz es el mejor compañero de juegos y buen aliado para crear nuevas aventuras.

Por este motivo Cristina Saraldi, fundadora de la empresa de animación infantil Froggies, nos ofrece experiencias satisfactorias para niños y adultos basándonos en el juego consciente y la imaginación. Este es el caso de juegso divertidos para disfraces en familia: masajes, cosquillas, imitación...

"Pintar es una de las experiencias más hermosas que existen, y más cuando el lienzo que utilizamos es la piel de otro ser humano. Sin embargo, tendemos a creer que pintar es cosa de personas habilidosas y de esta forma, perdemos una oportunidad mágica para conectar con nuestros pequeños".

Diversos estudios ya han señalado que la primera etapa es vital para el desarrollo de la personalidad del bebé juegar en familia. Se trata también de una etapa poco conocida entre padres y madres donde, por miedo, interactuamos menos con nuestro pequeño. Desde Froggies nos animan a que te lances, que te dejes llevar y sobre todo, que disfrutes de ti y de tu bebé.

Continúa leyendo