Salud

Un hogar a prueba de asma

Un hogar austero, bien ventilado y muy limpio es el mejor regalo que le podemos ofrecer a nuestro hijo asmático.

Aire limpio de humos

Junto al tratamiento médico (el antiinflamatorio, el broncodilatador...), es fundamental que el niño asmático conviva con el menor número de alérgenos posible. Eliminar las sustancias irritantes que existen en la vivienda (pelos de animales, pólenes, ácaros del polvo, mohos...) supone un esfuerzo familiar considerable, pero resulta imprescindible para disminuir el número de crisis y aumentar la calidad de vida del pequeño.

Aire limpio de humos

El humo del tabaco es el peor de los contaminantes, con diferencia, para el niño que sufre crisis de asma. Por tanto, lo ideal es que los padres y adultos que conviven con él abandonen este hábito nocivo para la salud.

  • Si no les resulta posible, al menos deben evitar fumar en casa y pedir a las visitas que tampoco fumen (se tarda al menos siete días en eliminar el humo del ambiente).
  • Está demostrado que los niños que son fumadores pasivos tienen muchos más problemas bronquiales que los que respiran un aire libre de humos en su hogar.

Decoración

La regla de oro es la sencillez. Con un poco de sentido común será fácil saber cuáles son los objetos que hay que retirar para que no se acumule polvo y cuáles son los que resultan imprescindibles. Reducir el número de objetos facilita mucho la limpieza.

  • Cuantos menos cuadros, adornos y objetos decorativos en general haya en el casa, mejor. Los que se pongan, serán fáciles de limpiar y sin recovecos en los que se acumule el polvo.
  • Respecto a los libros, las películas de video y los compact-disc, lo ideal es mantenerlos cerrados en vitrinas o armarios con puertas de vidrio, que son fáciles de limpiar con un paño húmedo.

Temperatura estable todo el año

Conviene mantener una temperatura estable en la casa en torno a los 20 grados durante todas las estaciones. Los cambios bruscos, tanto de un momento del día a otro como de un día a otro, o de una habitación a la de al lado, no son nada recomendables para las personas que tienen un sistema respiratorio sensible. Si es posible, hay que elegir una calefacción con termostato, que permite regular la temperatura. El calor excesivo favorece el desarrollo de ácaros.

Mejor sin animales de compañía

El pelo de perro, gato y hámster es muy alergénico. Si el niño desea tener una mascota, es preferible elegir una tortuga o unos peces (eso sí, es primordial limpiar a menudo el acuario si queremos que no se acumulen hongos).

Pero si el perro o gato ya estaban antes de la aparición de la alergia en el niño, habrá que preguntar al especialista si es posible mantener al animal con la familia y si hay que tomar alguna medida especial. Se recomienda prohibirle la entrada en el dormitorio del niño y pedirle al pequeño que se lave las manos cada vez que coja o acaricie a su mascota.

  • También se puede preguntar al veterinario cómo evitar que desprenda tanto pelo. Algunas medidas útiles son pasar un guante húmedo sobre su pelaje, y bañarle semanalmente (¡todo un reto en el caso de los gatos!). También hay sprays específicos que evitan que se descame.
  • Pero los alérgenos también están en la saliva de los animales, por eso los papás deberán valorar, junto con el especialista, la conveniencia de mantener al animal en casa.

Buena ventilación

Hay que ventilar a diario cada una de las habitaciones de la casa, sea invierno o verano, manteniendo la ventana abierta de par en par, al menos durante veinte minutos. Además:

En la época de polinización, no se abrirán las ventanas en las horas en que hay mayor concentración de pólenes en el aire, esto es, a primera hora de la mañana (más o menos entre las seis y las diez) y a última hora de la tarde.

  • Si es posible, permitir que llegue el aire limpio y el sol a todos los rincones de la casa.
  • Los olores fuertes, por ejemplo, los que desprenden ambientadores, ramos de flores frescas, perfumes... son muy irritantes para el aparato respiratorio. O bien se prescinde de ellos o bien se utilizan sólo cuando el niño no esté en casa y a continuación se ventila bien.
  • Instalar un purificador de aire, además de las medidas anteriores, puede ser útil para asegurarse de que el aire que respira el pequeño está en perfectas condiciones.

Asesores: Dr. Moisés Sánchez Cano, Jefe del Servicio de Alergología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid; Dr. Adolfo Sequeiros González, Jefe del Servicio de Neumología Pediátrica del Hospital Niño Jesús de Madrid.

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS