Accidentes en casa

Accidentes domésticos: primera causa de muerte infantil

Los accidentes en casa se han convertido en la primera causa de muerte infantil en países desarrollados. Te damos algunos consejos para evitarlos.

Aunque parezca mentira, nuestro hogar puede ser un laberinto de trampas para nuestro pequeño que puede acabar en una desgracia mayor de lo que nos podamos imaginar. ¿Quién no ha temido porque su pequeño metiese los dedos en el enchufe? ¿Y cuando se suben al sillón y sacan medio cuerpo por la ventana? A este laberinto de trampas tenemos que sumar que los niños no conocen la sensación de miedo y, por tanto, no saben qué puede ser peligroso y qué no.

¿Cómo podemos evitar un accidente?

Las cifras son más que alarmantes: según un estudio llevado a cabo por el comparador de seguros Acierto.com, más de la mitad de accidentes que sufren los niños menores de cinco años (exactamente el 54%) ocurren en casa. Este tipo de accidentes se ha convertido, de hecho, en la primera causa de muerte infantil en países desarrollados. Además, diversos estudios afirman que casi el 50% de los niños accidentados sufren algún tipo de secuela teniendo, incluso, que ser hospitalizados. Más de la mitad de estos accidentes son caídas. El resto corresponde a quemaduras, heridas, o asfixias.

Cabe añadir que casi todos los accidentes que sufren los niños dentro del hogar son previsibles y, por tanto, podemos hacer mucho por evitarlos. Bastará tener en cuenta unos pequeños consejos básicos que tendremos que aplicar a la hora de convivir con los pequeños. Además, deberemos conocer todos los factores de riesgo que acompañan a cada etapa del crecimiento infantil.

Hemos elaborado una lista muy completa de recomendaciones que puedes seguir en casa para evitar este tipo de accidentes que, como decimos, son bastantes previsibles.

Recomendaciones básicas

  • Debemos evitar dejarles solo en la cocina o la bañera. Uno de los accidentes más comunes son los resbalones en el baño o cuando el suelo están recién fregado. Esto puede ocasionar alguna rotura de hueso o, incluso, la muerte si el golpe se produce en un sitio delicado. Además, en la cocina existen un montón de objetos peligrosos (como los vasos de cristal o los cubiertos) que pueden provocar cortes y pinchazos en los pequeños. En ambos lugares podemos tener productos tóxicos que pueden llevarse a la boca en alguna ocasión.
  • Limitar el acceso a las zonas peligrosas. Para limitar el acceso a las ventanas, a las escaleras o a cualquier sitio con una altura considerable, existen un montón de accesorios especiales. Por ejemplo: podemos comprar una valla portátil para poner en el hueco de las escaleras, un tope para que las ventanas no se abran del todo o una barandilla para la cama para evitar que puedan caerse por la noche.
  • Deberemos evitar dejar a su alcance productos tóxicos, peligrosos o pequeños como pilas o monedas. Los bebés y los niños pequeños tienen cierta tendencia innata a llevarse todo a la boca y pueden darnos un gran susto.
  • Comprar protectores de enchufes y cables para evitar que metan los dedos o cualquier objeto que se encuentren a su paso, siendo víctima de una descarga eléctrica. Si podemos, deberemos optar por los suelos antideslizantes.

Continúa leyendo