Aprendiendo sobre el cuidado y el bienestar de los más peques de la casa con los Momentos Nature de Chelino

La paternidad es un viaje sin billete de vuelta que, sin duda, nos cambia la vida. Es una experiencia maravillosa, pero el trayecto tiene también algunas curvas, y las dudas y los miedos forman parte de él.

Los pañales Chelino Nature son la nueva propuesta sostenible de Chelino, que cuidan de la piel del bebé sin olvidarse del medio ambiente, porque los pequeños gestos cuentan. Con esta misma filosofía nacen los Momentos Nature de Chelino, una serie de directos en Instagram para acompañarte y ayudarte en la crianza de tus hijos, de la mano de Ser Padres y de los mejores expertos en cada campo.

¿Y qué temas hemos tratado? Pues cuatro grandes clásicos: alimentación infantil, el sueño de 0 a 3 años, organización de una casa con niños y las temidas rabietas.

Alimentación infantil con Juan Llorca

Juan Llorca es un chef apasionado de la nutrición y alimentación infantil que decidió dejar su restaurante para cambiar la alimentación de los niños. Es autor de varios libros como Sin dientes y a bocados y En boca de todos, y es el creador del movimiento #PorUnaEscuelaBienNutrida.

Juan nos contó que, a pesar de lo que se suele pensar, a partir del año de edad no hay necesidad nutricional de pasar a ningún tipo de leche de continuación, se puede pasar a la leche entera de vaca o a bebidas vegetales enriquecidas en calcio. Tampoco es necesario retrasar ningún alimento que pueda ser potencialmente alérgeno. A partir de los 6 meses se pueden introducir sin problema.

¿Y cómo introducimos la alimentación complementaria? La mejor forma es mediante sólidos. Siempre es mejor que en papillas. Los cereales estrella por los que se debe empezar son los copos de avena. Ningún tipo de cereal se debería introducir en la dieta a través del biberón.

Además, resolvimos dos de las dudas que más quebraderos de cabeza provocan en los padres:

- “Mi hijo no come nada sólido”. ¿Hemos probado a ofrecerle alimentos con distintas texturas? Si la respuesta es sí, hay que seguir intentándolo. Los niños necesitan probarlos al menos 15-20 veces para saber si les gustan o no.

- “¿Debo forzarle a comer?” Nunca, tenga la edad que tenga, porque entonces tendrá una mala relación con la comida. Hay que incentivar, no obligar. ¿Cómo? Sentándonos en la mesa con él, que nos vea comer lo mismo…

Secretos para gestionar una casa con niños con 7 pares de Katiuskas

Paloma Blanc es madre de nueve hijos y creadora del blog y perfil de Instagram @7paresdekatiuskas, donde cuenta cómo ha aprendido a gestionar su casa, en la que viven 11 personas. Si hay una experta en esta materia, o superviviente, como prefiere llamarse, es ella y en su directo nos contó un montón de secretos.

Entre ellos, cómo es capaz de organizar comidas y cenas para nada menos que once personas. Y no hay secretos: la ayuda es clave. En su casa se hacen unas plantillas para organizar menús quincenales. Los niños aportan ideas de comidas y cenas y, entre todos, elaboran el menú. Esto les ayuda, como nos explicaba Paloma, a que los peques comprendan que las tareas del hogar son cosa de todos y que tienen que participar en ellas.

Aunque no están juntos durante todo el día porque cada uno tiene sus horarios, sí buscan un hueco para pasarlo en familia y contarse cómo ha ido el día, lejos de distracciones y sin dispositivos electrónicos cerca: es el momento de la cena. Todos se sientan a la mesa y entablan conversaciones muy enriquecedoras.

Paloma también nos habló de los "encargos sostenibles", una manera curiosa de enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente: no hay que dejarse las luces encendidas, hay que cerrar los grifos, vigilar que la cisterna no se quede atascada…Parecen cosas simples, pero ayudan a que tomen conciencia.

¿Quieres conocer más secretos de organización de la mano de Paloma? Pues aquí te dejamos el directo.

Taller sobre sueño infantil de 0 - 3 años con Sara Traver

Sara Traver es asesora de lactancia, de baby-led weaning y de sueño. Además, es autora del libro “Dulces sueños para niños despiertos”.

Sara compartió con nosotros 10 tips que pueden ayudarnos con los despertares nocturnos de nuestros bebés:

1-Dormir más, para dormir mejor. El sueño diurno de los niños es importante y las siestas son fundamentales para que su descanso por la noche sea mejor. Lo ideal es partir de tres siestas diarias, a partir de los diez meses reducirlas a dos y entre los catorce y dieciocho meses, una única siesta.

2- Probar diferentes recursos para tratar de que duerman mejor, como el chupete, la hamaca, el pecho o el biberón.

3- Acepta que los niños madrugan y adapta tus horarios. Es una realidad y lo mejor es asumirla pronto.

4- Establece una hora de fin de estímulos. Si el peque se va a dormir muy alterado o excesivamente estimulado le costará más conciliar el sueño.

5 -Busca un momento de calma a puerta cerrada antes de ir a dormir. Es fundamental buscar la relajación para que los peques duerman mejor.

6 -Haz una diferenciación clara del día y la noche. Esto ayuda mucho a preparar la mente para el descanso nocturno.

7 -Revisa otros factores importantes como la temperatura y el ruido.

8 -No intervengas en la noche salvo que sea imprescindible. Intervenir para cambiar el pañal es alterar su sueño, de ahí la importancia de escoger un buen pañal que impida fugas.

9 -Evita las intervenciones tempranas. Igual el niño está simplemente transicionando entre una fase del sueño y otra.

10-Paciencia, amor y empatía son las claves para este proceso.

Mi hijo tiene rabietas: ¡S.O.S! con @unamadremolona

Isabel Cuesta es la mamá que está detrás del Instagram de @unamadremolona y cuenta con certificación en Disciplina Positiva de Familia y Aula.

Si hay algo de lo que ninguna familia se libra es de las rabietas de sus hijos. Pero, ¿por qué suceden exactamente? Y, la pregunta del millón: ¿cómo enfrentarse a ellas y no morir en el intento?

En primer lugar, los padres debemos tener mucha paciencia y comprensión, ya que las rabietas forman parte del proceso madurativo normal. Cuando alcanzan el año o año y medio, los niños comienzan un proceso de autoexploración y autoconocimiento que les lleva a sentir las emociones primarias por primera vez. Hablamos de la tristeza, la ira o la euforia. Es normal que no sepan qué hacer: es nuevo para ellos. Por eso, se sienten frustrados y lo expresan al exterior haciendo lo único que saben: llorar, gritar, patalear o enfadarse.

Isabel nos explicó qué no debemos hacer y la importancia de ponernos en el lugar de nuestros hijos a la hora de enfrentarnos a las rabietas.

- GRITAR: cuando estás enfadado y alguien te grita, la reacción natural es gritar más. Y esto mismo les ocurre a ellos.

-IGNORAR: Si estás llorando y, en vez de apoyo, recibes indiferencia, posiblemente te sentirás más desconsolado aun. Nuestra presencia les aporta seguridad y es lo que más necesitan en ese momento.

- CASTIGAR: “Si los castigos fueran una buena herramienta pedagógica, el niño más castigado sería el más obediente”, ¿o no? Y esto no es así. Los castigos son un fracaso, porque demuestran que sabemos educar de otra manera y recurrimos a nuestra autoridad.

-CONTENER: si alguien te contiene cuando estas enrabietado, te pones mucho más nervioso. Al hacerlo estamos reprimiendo sus emociones, cuando lo que debemos hacer es validarlas y acompañarles en ellas.

Para finalizar, nos recordó la importancia de cuidarnos a nosotros mismos primero, para poder cuidar a otros.

Continúa leyendo