Tratamientos neuronales

Autismo: la importancia de las terapias con animales

El autismo es un trastorno neurológico que dificulta la comunicación pero con ayuda de los perros pueden mejorar enormemente su atención y estimulación.

También te puede interesar: ¿Se sabe cuándo se desarrolla el autismo?
Autismo: la importancia de las terapias con animales

El autismo es el trastorno neurológico que presenta mayor crecimiento dentro de este grupo de trastornos, según los datos recogidos, en un año ha aumentado del 10% al 17%. Esta enfermedad impide que las personas se comuniquen y relacionen correctamente, además provoca comportamientos obsesivos y repetitivos; todos estos síntomas dependerán de si el nivel de autismo es severo o muy leve.

En general, si los Trastornos del Espectro Autista (TEA) se diagnostican a una edad temprana se conseguirá llevar mucho mejor e incluso personas con esta patología podrán tener una vida normal. Según últimas investigaciones norteamericanas, el autismo se origina en el embarazo y es en este periodo donde se puede llevar a cabo una serie de tratamientos para evitar ciertas conexiones neuronales que degenerarán en esta afección.

Hay padres que reconocen que su hijo desde que nació tenía comportamientos fuera de lo común, si es así hay que acudir al pediatra cuanto antes para descartar este trastorno. Si diagnostican TEA a tu hijo hay que empezar cuanto antes con las terapias más apropiadas para mejorar su desarrollo.

Autismo: la importancia de las terapias con animales

Los animales, la mejor terapia

Ya se sabe que el perro es el fiel amigo del hombre y no solo por el amor y los buenos momentos que comparten juntos, sino porque este animal facilita la vida del ser humano en muchos aspectos. Los perros ayudan a los niños con TEA a llevar mejor su día a día, consiguen relajar sus sistema neuromuscular y mejoran la ejecución del movimiento y sus habilidades comunicativas. Además, también son capaces de mejorar el apego y la atención de los niños.

Un bonito ejemplo es el de James Isaac, un niño de 9 años que padece autismo y que desde conoció a su perro Mahel se ha convertido en su mejor amigo y medicina. Al pequeño le tienen que hacer pruebas constantemente, por lo que en muchas ocasiones está ingresado en el hospital.

James no habla y evita cualquier tipo de contacto con su familia, pero siempre está al lado de Mahel y, de hecho, cuando el perrito le visita en el hospital no se separan ni un segundo. La madre, Michelle, afirma que ya no se pone nervioso ni le dan ataques de ansiedad cuando está con desconocidos, eso sí, siempre que esté Mahel.

Michelle argumenta que después de que su hijo estuviera anestesiado, Mahel no se separaba de él y le miraba incluso con cara de preocupación. La mamá de James asegura que el perrito es todo para su hijo, es su mejor amigo.

Casos excepcionales

En ocasiones aparecen casos de personas que, aunque sufren anomalías neurológicas, tienen una mente prodigiosa, esto se conoce como el síndrome del savant (síndrome de los sabios). Este síndrome se centra en habilidades espectaculares en los campos de las matemáticas y el arte y, asimismo, también pueden poseer grandes capacidades mecánicas y especiales y de memoria.

Etiquetas: autista, desarrollo infantil, enfermedades

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS