Brote de impétigo: descubre qué es y cómo se trata

Tras los 17 casos registrados en Cataluña de esta infección cutánea te contamos cómo hacerle frente y cómo se contagia.

No hay lugar para la alerta. Así de claro se muestra con SerPadres.es Roi Piñeiro, secretario de la Sociedad de Infectología Pediátrica de la Sociedad Española de Pediatría, tras preguntarle por los 17 casos de impétigo, una infección cutánea y contagiosa, que se han registrado estos últimos días en Cataluña y muy especialmente en la provincia de Barcelona. “Aunque no hay una época estacional clara, es habitual que ahora, cuando hay más contacto entre los niños en las guarderías, se den este tipo de brotes”, explica.

En efecto, el impétigo es una infección de la piel provocada por bacterias como el estafilococo y/o el estreptococo, que puede afectar a los adultos pero que especialmente se da en los niños y concretamente en aquéllos de entre dos y cinco años. Se detecta cuando se manifiesta con ampollas o costras amarillentas en la piel –es más frecuente en las zonas próximas a la nariz y la boca, las manos y los antebrazos- que recuerdan a la miel y que, según el experto consultado, se llaman costras meliféricas.

Tanto unas como otras se tratan con una pomada de antibiótico y en los casos más graves, en aquéllos con mayor afectación de la superficie corporal, con antibióticos orales. “Este tipo de infecciones no suele necesitar de ingreso hospitalario”, matiza Piñeiro. Tampoco suele provocar fiebre aunque sí pueden observarse ganglios algo hinchados en las zonas próximas a las áreas corporales afectadas.

Tiempo de curación

Según los datos del experto consultado, el tiempo de curación del impétigo va desde los cinco días hasta las dos semanas, en función de la intensidad y de la virulencia de la bacteria. “Lo normal es que la piel tarde en curarse lo que tarda en curarse tras una quemadura solar que no sea grave”, apunta. Eso sí, los niños que lo tengan han de permanecer en sus casas 48 horas desde que se inicie el tratamiento hasta que las heridas estén secas.

Además de aplicar la crema o de darles los antibióticos, es fundamental que los padres de los afectados tengan mucho cuidado para que sus hijos no toquen a otros niños ni chupen los juguetes ni tampoco los objetos de otros pequeños. También es aconsejable que no usen las toallas ni las prendas de vestir de otros pequeños mientras la infección no esté curada. Algo que se antoja más difícil en las escuelas infantiles y en las guarderías.

En cualquier caso, el experto consultado recomienda que los peques se laven a menudo las manos y lleven las uñas bien cortas. Para impedir que el impétigo se extienda a otras partes del cuerpo, es posible que el médico le recomiende cubrir las áreas de piel infectadas con gasa y cinta adhesiva o bien con un apósito que quede holgado.

foto gema

Gema Boiza

Madrileña de corazón, mamá de un bebé hispano-francés y periodista. Soy curiosa, amante de los viajes, de mi familia y de mis amigos. Me gusta descubrir personas, lugares y emociones, y contar a través de mi profesión todos esos descubrimientos. Desde Ser Padres espero poder contaros muchos de ellos!

Continúa leyendo