Caries

Caries rampante o de biberón: ¿qué son y cómo se pueden evitar?

¿Pueden tener caries los bebés? La respuesta es sí. Se denominan caries rampante o de biberón y se pueden evitar siguiendo algunas precauciones. Toma nota de los consejos de los expertos.

caries biberón
Foto Istock

Es muy frecuente pensar que los bebés o los niños más pequeños no pueden tener caries, sin embargo, esto es un error. Existen las denominadas caries rampante o de biberón, son habituales y se pueden prevenir de forma sencilla. Y sí, el biberón tiene mucho que ver en este tipo de caries. 

Las caries son lesiones que pueden aparecer a lo largo de toda la vida, desde niños hasta personas mayores. Pero si hablamos en concreto de caries rampante, nos referimos a las que afectan de forma muy frecuente a bebés que toman biberón. La caries es la enfermedad oral más frecuente y, por ello, es importante cuidar la salud oral desde incluso antes de que empiecen a salir los primeros dientes de leche.

Caries rampante o de biberón

Las rampantes o de biberón aparecen en niños con edades comprendidas entre los 6 meses y 5 años, aproximadamente. En este periodo, las piezas están en pleno desarrollo y estas lesiones cariosas resultan muy agresivas, ya que se propagan muy deprisa.

Su aparición está directamente relacionada con la ingesta de bebidas azucaradas, como zumos, directamente del biberón. Por eso, su incidencia es mayor en los incisivos superiores. Otra razón por la que aparecen son prácticas como mojar el chupete o la tetina del biberón en azúcar, leche o miel para tratar de adormecer al bebé.

Estas lesiones perjudican a toda la superficie de las piezas, y se pueden identificar por unas características manchas blancas que, con el tiempo, se vuelven amarillas o marrones.

¿Cómo se tratan las caries rampante o de biberón?

Si el dentista detecta una de estas caries en bebés, realizará un empaste para evitar que continúe dañando al diente. Sin embargo, si las bacterias ya han alcanzado la parte interna de las piezas, está indicada una pulpectomía. Este tratamiento es el equivalente a una endodoncia, pero en dientes de leche. Así, se elimina la pulpa -comúnmente conocida como nervio-, del diente para evitar su extracción.

¿Cómo se pueden evitar las caries de biberón?

Evitar la aparición de caries infantiles es posible y requiere de la implicación parental. Concienciar a los niños sobre la importancia de cuidar los dientes y la boca es fundamental. Por ello, algunos consejos son:

-No dejes que el bebé se duerma con el biberón en la boca. Esta práctica favorece la aparición de las caries rampante.

-Inculca buenas rutinas de higiene. Ten en cuenta que las rutinas de higiene deben aprenderse desde pequeños y que esta es la forma de que se interioricen y se conviertan en hábitos que acompañen al niño en su vida hasta la edad adulta. 

-Cepilla dientes y encías. A pesar de que el bebé no haya comenzado con su primera dentición, es aconsejable que pases una gasa con agua por sus encías para limpiar los restos de leche.

-Vigila la técnica del cepillado. Cuando el niño tenga edad suficiente para encargarse de su cepillado sin ayuda, supervisa que lo esté haciendo de manera correcta para que la limpieza sea efectiva. Un buen hábito de cepillado aprendido desde la infancia es una garantía para una buena higiene dental en la vida adulta.

-Acude a revisiones con el odontopediatra. La primera visita está recomendada con 12 meses.

Artículo ofrecido por Jorge Ferrús, implantólogo, periodoncista y cofundador de Ferrus & Bratos.

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo