¿Cómo ayuda la leche de crecimiento al equilibrio de la alimentación de tu bebé?

Si te preocupa que la dieta de tu hijo sea variada y equilibrada, lo que viene a continuación te va a interesar. Te contamos por qué hay fórmulas de crecimiento capaces de ayudarte a cubrir los requerimientos de los nutrientes que tu pequeño necesita para crecer y desarrollarse. ¿Quieres saber cuáles?

Si tu hijo ya ha empezado con una alimentación variada y la comida en trocitos va ganando terreno a los purés y a las texturas semisólidas, seguro que más de una vez te has preguntado si su dieta cuenta con todos los nutrientes necesarios para que tu pequeño crezca y se desarrolle correctamente. Más aún si ya va a la guardería. Si es así, te ayudamos a salir de dudas.

Para empezar te diremos que aunque pudiera parecer que con estos cambios la dieta de los más pequeños será mucho más completa y equilibrada, lo cierto es que no siempre es así, y existen algunos nutrientes cuya deficiencia es generalizada en un porcentaje elevado de los niños de corta edad, como son el DHA (ácido graso omega-3), el hierro, la vitamina D y el yodo.

Si ahora te estás preguntando cómo puede resolverse esa situación, te diremos que la forma más sencilla es ofrecer al bebé una dieta lo más variada posible, en la que estén representados todos los grupos de alimentos, y que se adapte a sus necesidades nutricionales y energéticas.

¿Cómo? No siempre es fácil. Y es que a algunos niños les cuesta aceptar los nuevos sabores y texturas, rechazan con frecuencia su introducción, o se decantan por sus alimentos preferidos o fáciles de masticar, lo que dificulta mantener una dieta adecuada.

Cuando se dan estas circunstancias, las leches de crecimiento pueden ser de utilidad para ayudar a equilibrar la alimentación de los más pequeños. Eso sí, no todas. Y es que no todas las leches de crecimiento son iguales.

Ventajas nutricionales de las leches de crecimiento

Las más adecuadas para ayudar a equilibrar la alimentación y cubrir los requerimientos de los nutrientes deficitarios serán aquellas que hayan optimizado su composición en la fracción de macro y micronutrientes.

En el caso de los macronutrientes, las características que se buscan en este tipo de productos son una reducción en el aporte de proteínas y grasa saturada respecto a la leche de vaca, la adición de DHA y la ausencia de azúcares añadidos.

En lo que respecta a los micronutrientes, es importante que estén enriquecidos en hierro, yodo y vitamina D. La importancia de estos compuestos radica en su influencia en el desarrollo físico e intelectual de los niños: el hierro favorece el normal desarrollo cognitivo, el yodo contribuye al normal crecimiento, y la vitamina D ayuda al normal crecimiento y desarrollo de los huesos en los niños, y funcionamiento del sistema inmune.

Otras ventajas nutricionales añadidas que algunas fórmulas de crecimiento pueden aportar son la inclusión de compuestos como lactobacilos y bifidobacterias o de fibra soluble como fructooligosacáridos que se relacionan con el funcionamiento del tracto digestivo.

Fórmula de crecimiento de última generación

Si ahora te estás preguntando por qué tipo de leche puedes optar, y si buscas una fórmula de crecimiento de última generación para la alimentación de tu bebé, piensa en Blemil plus 3 Optimum. 

Con un 50% menos de proteínas y grasa saturada que la leche de vaca, y una formulación sin aceite de palma y sin azúcares añadidos, el elevado valor nutricional de Blemil plus 3 Optimum te permite enriquecer la alimentación de tu pequeño de una forma fácil y sencilla. 

Fuente de hierro, yodo y vitamina D, y suplementada con DHA, fructooligosacáridos y la bifidobacteria Bifidobacterium infantis IM1, patentada y de uso exclusivo de Ordesa, 2 vasos al día (500 ml) de Blemil plus 3 Optimum aportan más del 50% de los requerimientos de calcio, hierro y yodo y 9 vitaminas de los niños de entre 1 y 3 años ayudando a cubrir todas sus principales necesidades nutricionales y a equilibrar su alimentación. 

Continúa leyendo