Vídeo de la semana

Oído

Pautas para proteger el sentido del oído desde la infancia

Tratar la pérdida auditiva del niño en edades tempranas favorecerá su evolución de forma natural permitiendo la maduración del nervio auditivo y la organización del sistema de procesamiento auditivo del cerebro. Os mostramos algunos signos de alarma así como planes para realizar con niños con discapacidad auditiva.

niño tocándose los oídos
Fuente: Depositphoto

El sentido del oído es uno de los más importantes del ser humano para su desarrollo social, emocional y cognitivo. Por ello, protegerlo desde la infancia es clave para garantizar que los niños tengan un crecimiento adecuado. "Oímos con el cerebro, no con los oídos, es decir, es el oído el que captura los sonidos, pero es el cerebro el que los procesa y los interpreta", explica el equipo de audiología de Oticon, dedicados al diseño y fabricación de soluciones auditivas para adultos y niños.

La importancia de diagnosticar a tiempo la pérdida auditiva

Tratar la pérdida auditiva de nuestro hijo en edades tempranas favorecerá su evolución de forma natural permitiendo la maduración del nervio auditivo y la organización del sistema de procesamiento auditivo del cerebro.

La pérdida de audición puede identificarse desde que el niño es muy pequeño, incluso después del nacimiento, que es cuando se realizan los programas de detección precoz de la hipoacusia (incapacidad total o parcial para es-cuchar sonidos en uno o ambos oídos). Pero en otros casos, la pérdida auditiva se desarrolla a lo largo del crecimiento del niño. Por esta razón, durante el periodo de desarrollo del pequeño es cuando se aconseja estar más atento y observar el ritmo de desarrollo.

Causas de la pérdida de audición

La pérdida de audición en un niño puede deberse a varios motivos. En concreto, destacan las causas congénitas, las que están presentes ya en su nacimiento o poco después; y las causas adquiridas, aquellas que acaban manifestándose durante la niñez, es decir, a lo largo de su crecimiento.

Los factores genéticos suponen cerca del 40% de los casos según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otras causas son por infecciones tanto de la madre durante el embarazo como del propio niño: rubéola, meningitis, paperas o sarampión; y también la otitis, muy común entre los niños, y que puede llegar a provocar una pérdida de audición. Por supuesto, los sonidos intensos o de alta intensidad de forma continuada también pueden afectar a la salud auditiva, así como determinados medicamentos.

Pautas para cuidar sus oídos

La Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL-CCC) ofrece las siguientes claves:

  • Someter al bebé al cribado auditivo neonatal, que se realiza en una primera fase a todos los niños, en el mismo hospital, los primeros días después del nacimiento.
  • Estar alerta de los signos de sospecha de problemas auditivos. Si el bebé no se sobresalta ante sonidos fuertes, no emite sonido o no gira la cabeza cuando le hablan o grita con alta frecuencia. Más adelante, retrasos de adquisición del lenguaje, dificultades de atención, dificultades para mantener la concentración, preguntar frecuentemente ¿qué?, poner la televisión muy alta, tener dificultad para leer, entender conversaciones y contenidos, la timidez o el aislamiento, pueden hacernos sospechar. En estos casos se debe acudir al otorrino.
  • Evitarles la exposición continua al ruido en conciertos o fiestas populares, los petardos o cualquier fuente de ruido intenso.
  • Protegerles del frío para prevenir otitis. Evitar los cambios bruscos de temperatura, ponerles gorros para salir a la calle y lavar con frecuencia las manos para reducir las posibilidades de contagio de catarros o gripes.
  • Acudir al especialista: en caso de inflamación, dolor, taponamiento, zumbidos, secreción de oído, ya que pueden derivar en problemas de la audición. Se recomienda acudir a revisión de manera periódica al menos una vez al año si existe tendencia a padecer otitis, si se tienen antecedentes familiares u otros problemas relacionados con el oído.
  • No introducir objetos o sustancias extrañas: evitar el uso de aceites, soluciones salinas, gotas, agua oxigenada, bastoncillos u otros objetos, ya que éstos últimos, pueden empujar la cera hacia adentro y dañar el tímpano.
  • Limpiar los oídos con cuidado: debe ser externa y durante el baño o utilizando una gasa.
  • No abusar de los antibióticos, tanto tópicos como orales. Algunos pueden ser tóxicos para el oído.

Planes para niños con discapacidad auditiva

AG Bell International, que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas con sordera, destaca los siguientes planes para niños y niñas con discapacidad auditiva:

  • Viajes: El Palacio Real de Madrid, los Reales Sitios de Aranjuez y El Escorial, pertenecientes a Patrimonio Nacional, cuentan con una aplicación gratuita Appside que ofrece una visita guiada para móviles y tablets iOS y Android con audio, imagen, subtítulos y vídeos en lengua de signos española. Se puede descargar gratuitamente desde App Store y Google Play.
  • Teatro: Fernán Gómez (Madrid). Dispone de sistema de bucle magnético en las taquillas, así como en las Sala Guirau y Sala II, y de una pantalla de subtitulado en español para las obras extranjeras. Valle-Inclán (Madrid). Tiene bucle magnético en la taquilla y en la Sala Francisco Nieva.
  • Cine: Cinesa. La cadena cuenta con varias salas adaptadas. Son locales accesibles con audiodescripción, subtitulado y lengua de signos, gracias a la aplicación gratuita Whatscine, disponible en iOs y Android y que debe ser descargada en el móvil o tableta. En www.whatscine.es se puede consultar las películas accesibles en el apartado “Cartelera” y los recintos disponibles en cada ciudad en el apartado “Salas de cine”.
  • Museos: Museo del Prado cuenta con un programa periódicamente visitas, conferencias e itinerarios con intérprete de Lengua de Signos Española (LSE) y lazos de inducción magnética. El Museo de Ciencias Naturales, dispone de un sistema de bucle magnético.

Continúa leyendo