Salud dental

¿Cómo prevenir las caries infantiles?

Las caries son uno de los problemas dentales más comunes que aparecen en los menores. Gracias a ciertos hábitos preventivos, podremos evitar su aparición y sus efectos en la salud bucodental del niño.

Caries infantiles

Las caries, que son una enfermedad dental contagiosa, infecciosa y multi-factorial, se desarrollan de manera más frecuente en los niños que en los adultos, normalmente, por una higiene deficiente o una dieta rica en azúcares. También puede darse el caso de que la aparición de las caries sea producida por un factor genético o hereditario aunque esta causa tenga poca incidencia en la población infantil. Todas estas causas provocan que el esmalte del diente se desmineralice y, posteriormente, que aparezcan en él cavidades que deben ser tratadas con urgencia para evitar que las bacterias sigan dañando irreversiblemente la estructura dental; lo que podría ocasionar la pérdida completa de la pieza dental.

También te puede interesar:

En la mayoría de las ocasiones, para curar el diente afectado por las caries se realiza un empaste. Si las caries se han extendido, es posible que el niño necesite una pulpotomía o una pulpectomía para salvar la pieza dental o, en el caso de que no haya posibilidad de salvarla, un implante dental.

Una de las particularidades de las caries infantiles es que se desarrollan con más rapidez y agresividad en los dientes de leche. Al principio, las caries no son fácilmente detectables porque no resultan dolorosas pero, una vez que han afectado al tejido nervioso, el niño puede experimentar un dolor intenso en el diente.

El papel de los padres es fundamental para evitar la aparición de las caries durante la fase de prevención. En primer lugar, deben controlar que el niño siga una dieta sana que no incluya una ingesta excesiva de dulces y alimentos ultraprocesados con altas cantidades de azúcares.

También es necesario que los menores reciban una educación oral desde muy temprana edad. Los hábitos de higiene bucal deben explicarse a los niños e incorporarlos a su rutina diaria. Además del cepillado, es recomendable que los niños menores de doce años realicen un enjuague bucal que contenga flúor, el cual ayuda a prevenir las caries gracias a que es absorbido por el esmalte.

Para que estemos seguros de que la salud bucodental del niño es óptima debemos acudir al dentista, como mínimo, cada seis meses para realizar una visita rutinaria en la que el profesional pueda valorar su estado. En el caso de que hubiese desarrollado caries se debe actuar con rapidez para evitar que esta patología cause mayores problemas.

En las Clínicas Propdental cuentan con un equipo de odontopediatras, los dentistas especializados en odontología infantil, a los que puedes acudir para obtener siempre una opinión profesional de primera calidad.

Como hemos visto, la salud bucodental de los niños empieza por la supervisión y la atención de los padres. Debemos asegurarnos de que los educamos en hábitos saludables tanto en alimentación como en higiene bucal, así como visitando al dentista de forma periódica para que la salud oral del niño esté siempre bajo control.

Artículo elaborado por Darío Vieira, Director Médico de las Clínicas Propdental 

CONTINÚA LEYENDO