Piel del niño

Cómo proteger la piel del niño en verano

Con la llegada del calor y de las vacaciones, es normal que pasemos más tiempo al aire libre con los niños durante los meses de verano. Pero debemos tener especial cuidado, sobre todo cuando no protegemos su piel (y sus delicados ojos) debidamente.

Cómo proteger la piel del niño en verano
Foto: Istock

El sol es bueno, pero también es peligroso. Además del golpe de calor, tan común durante los meses de verano, es igualmente importante prevenir y evitar al máximo los efectos potencialmente dañinos de los rayos ultravioleta. Los cuales, además, pueden acabar suponiendo un peligro potencial para los bebés y los niños más pequeños, especialmente cuando no se toman precauciones.

La protección solar de los niños es imprescindible, principalmente porque, su piel, al ser más frágil y delicada que la de los adultos, está indefensa frente a los rayos ultravioleta. Y, como advierten los dermatólogos, la sobreexposición al sol aumenta el riesgo de cáncer de piel y de otras enfermedades a largo plazo.

¿Por qué la protección de la piel del sol del niño es tan importante?

La piel del bebé tiene ciertas características que la hacen diferente a la de un adulto. No solo está formada por ciertos elementos claramente diferenciados, sino que, además, no tiende a reaccionar de la misma manera. A saber:

  • Especialmente en los bebés prematuros, la piel tiene unas capas mucho más finas. Esto significa que su barrera protectora es más fina y menos eficaz.
  • La barrera cutánea es más inmadura, sobre todo en comparación con la de un adulto, que suele ser cinco veces más gruesa.
  • La permeabilidad de la piel es más fuerte en los primeros meses del bebé, de manera que se deshidrata mucho más rápido.
  • La baja producción de melanina hace que sea mucho más vulnerable a los rayos ultravioleta.

Cómo proteger la piel del niño durante los meses de verano paso a paso

Entre los 6 meses al primer año de vida, la piel del niño tiene las mismas capas que las de un adulto, pero sus capas son más sensibles y delgadas. Además, la pigmentación aún no es del todo completa, por lo que es preferible no exponerlo a la luz solar directa.

Hacia los 2-3 años de edad, la piel del niño es mucho más gruesa, pero no tanto como la de un adulto. De ahí que sea imprescindible cubrir al niño con una camiseta o con una camiseta especial ultra-violeta, además de gorra y gafas de sol.

Consejos útiles para proteger la piel del niño en verano
Foto: Istock

Existen algunas pautas básicas que, además de ser fáciles de implementar, pueden ser de muchísima ayuda a la hora de proteger al bebé y al niño pequeño de los rayos del sol. Toma nota:

  • No es aconsejable exponer al niño al sol entre las 12:00 pm. y las 14:00 pm.
  • Vestir al niño con una camiseta anti-ultravioleta y con un par de gafas de sol.
  • Ponerle protector solar con un índice FPS 50+, preferiblemente diseñado para niños, sobre todo en las zonas en contacto con el sol, como cara (incluyendo orejas), brazos, piernas y pies, además de espalda y hombros.

Protegiendo los ojos del bebé y del niño pequeño

Además de la piel, también es particularmente importante cuidar y proteger los ojos del bebé y de los niños pequeños

Al igual que ocurre con su piel, su córnea es más fina y su cristalino es aún transparente, por lo que sus ojos son mucho más sensibles a los rayos del sol, en comparación con los de los adultos.

De esta forma, los rayos ultravioleta tienden a penetrar mucho más profundamente, alcanzando la retina. Esto significa que el cristalino y la córnea no son aún capaces de filtrar la luz, en especial los rayos ultravioleta nocivos. 

Cuando el niño tiene menos de 1 año de edad, el 90 por ciento de los rayos ultravioleta no se filtran. A la edad de entre 1 a 2 años, algunos rayos ultravioleta aún llegan al 60 por ciento de la retina, lo que sigue siendo peligroso para los ojos del pequeño. De ahí que la sobreexposición de los niños al sol puede causar muchísimo daño.

Por tanto, es de vital importancia que los más pequeños usen gafas de sol, preferiblemente compradas en un óptico y debidamente homologadas; usar una gorra preferiblemente de color claro; y colocarlo a la sombra siempre.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo