Niños y frío

Consejos para proteger a los más pequeños del frío

Durante los meses de frío, muchas madres se preguntan cómo deben proteger la piel de sus hijos, si es bueno seguir saliendo con ellos a la calle o qué tipo de alimentación es más adecuada.

Consejos para proteger a los más pequeños del frío

El frío, el viento y el sol pueden dañar la piel de los niños, especialmente la de los bebés. La sequedad del ambiente puede provocar irritaciones y grietas en la piel, y por eso es fundamental mantenerla bien hidratada, especialmente si la piel de tu hijo es muy seca.

 

Sin embargo, no por ello hay que dejar de salir a la calle con los niños, sino al contrario: es bueno seguir recibiendo aire fresco y sol, y basta evitar los cambios bruscos de temperatura, salir bien abrigados, y proteger la piel adecuadamente. Un paseo diario a media tarde es sano y muy recomendable, pero siempre con abrigo y, cuando el frío sea muy intenso, con accesorios como gorros, bufanda y guantes. Si hacemos alguna salida a la nieve cuando los niños sean un poco mayores, la crema del sol y las gafas son imprescindibles: no te olvides de que el sol también quema los ojos.

 

En cuanto a la alimentación, esta tiene mucha más importancia de la que pensamos a la hora de evitar enfermedades y resfriados típicos de los meses de frío. Si nuestro bebé aún está en época de lactancia, la lecha materna estimulará su sistema inmunológico y le protegerá frente a muchas afecciones. Si ya toma sólidos, su dieta debe incluir frutas y verduras ricas en vitamina A y C, además de pescado y leche. En definitiva, una alimentación saludable y equilibrada nos ahorrará muchos resfriados.

 

Fuente: Programa Materno Infantil de Sanitas

 

 

Etiquetas: invierno, resfriado, salud, salud niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS