Salud

¡Cuidado con los hongos en los pies a consecuencia del verano!

La aparición de hongos en los pies de los niños está ampliamente relacionada con el verano. Durante esta temporada, los niños están más expuestos a la aparición de infecciones micóticas producidas por los hongos, es decir, a contagiarse por el conocido pie de atleta.

En estos meses de calor que nos acompañan, nuestros hijos frecuentan con asiduidad playas y piscinas y lo hacen sin ningún tipo de calzado que los aísle del contagio por hongos. Además, las actividades que realizan suelen intensificarse y, por ello, es muy importante que tomemos conciencia de la importancia de escoger el calzado adecuado para esta temporada.

Es muy común que los pequeños de la casa padezcan pie de atleta y, por esta razón, para su prevención, desde Copoma te advertimos de los factores de riesgo para los pies de tus hijos durante el verano:

  • El calzado cerrado impide que el pie transpire de forma correcta, provocando que sude en exceso, lo que también puede propiciar la aparición de hongos.
  • Practicar deporte u otras actividades requiere de un calzado específico y más, durante el verano.
  • Andar sobre zonas húmedas como por ejemplo, piscinas, playas o zonas públicas como duchas.
  • Compartir objetos tales como toallas o calzado expone a nuestros hijos a un mayor riesgo de padecer infecciones pues se consideran uno de los mayores focos de contagio. 

Por otro lado, para prevenir el contagio por hongos durante estos meses estivales en los que, sin duda alguna, el riesgo es mayor, sobre todo entre los niños, ya que son un colectivo más vulnerable, es importante que se tengan en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Escoger un calzado para nuestros hijos hecho con materiales naturales y huir de otros como el plástico, que van a provocar el recalentamiento del pie o sudoración excesiva. Así mismo, es conveniente que en caso de ponerles calcetines sean de algodón o en su defecto que no sean demasiado gordos.
  • El uso de chanclas o de un calzado que les proteja el pie del contacto con superficies húmedas.
  • Debemos mantener los pies de los pequeños perfectamente secos, sobre todo, tras cada baño o ducha, haciendo incisión entre los espacios interdigitales.
  • Proteger los pies de nuestros hijos, para evitar lesiones tales como rozaduras, pues estas pequeñas heridas pueden convertirse en un portal de infecciones.

Debemos prestar especial atención a los pies de los más pequeños ya que, tanto el calor como la humedad que tanto caracterizan a estos meses del año, son las principales causas junto con el resto de agentes que pueden acarrear diferentes problemas en sus pies.  

Por lo tanto, además de llevar un seguimiento de las medidas explicadas, no debemos obviar en ningún caso la necesidad de inculcar ciertos hábitos en el cuidado de los pies de nuestros hijos, ya no solo en verano, que hay que extremar las precauciones, sino durante todo el año. Ya que, de no hacerlo, el desarrollo de sus pies con el tiempo se podrá ver condicionado.

Adoptar estas medidas de prevención va a reducir los riesgos de padecer infecciones, pero en el caso en el que detectemos que nuestros hijos comienzan a padecer:

  • Rojeces y picores entre los dedos de sus pies, pues suelen tratarse de las principales zonas afectadas.
  • Descamación en la piel.
  • Mal olor provocado por el contagio.

Debemos encender las alertas y pensar que hay problemas en sus pies. Por ello, desde el primer momento en el que detectemos un posible contagio por hongos es muy importante acudir al profesional de la podología. El diagnóstico de un experto es esencial para ajustar el tratamiento más adecuado para que esta afección desaparezca y además, con esta visita podremos rehuir de problemas mucho más graves a largo plazo.

Artículo elaborado por Juan Carlos Montero Arroyo, Vocal de Publicidad, Comunicación y Redes de COPOMA.

CONTINÚA LEYENDO