Descanso

Cuidado: dormir poco podría ralentizar el desarrollo de tu bebé

Un estudio asegura que aquellos niños de menos de dos años que no descansen lo suficiente podrían estar sufriendo una ralentización en su desarrollo cognitivo, así como en el aprendizaje del habla.

Según un estudio de la Universidad de Alberta en Canadá, el descanso de nuestros hijos menores de dos años es decisivo para su desarrollo cognitivo. Respetar sus momentos de descanso es decisivo para su futuro y para garantizar un desarrollo óptimo.

El estudio, que engloba niños desde los tres meses hasta los dos años, estudia los efectos de dormir menos horas de las recomendadas y el impacto de los trastornos de la respiración durante el sueño tanto en el desarrollo cognitivo como en el del lenguaje en niños de dos años de edad. Se estudió tanto el sueño nocturno como el diurno y los resultados fueron bastante significativos, concluyendo que aquellos que dormían 12 horas contaban con un desarrollo bastante menor al de aquellos que disfrutaban de más de 13 horas al día.

También certificaron que el descanso nocturno tenía muchos más beneficios para nuestro bebé, por lo que es recomendable que la mayoría de las horas de sueño que disfruten sean durante la noche.

En cuanto a los niños que sufren trastornos de la respiración durante el sueño, que son menos del 79%, destacan aquellos que lo manifiestan de manera persistente, y que pueden llegar a tener un desarrollo del lenguaje bastante más bajo que el de los demás. Este trastorno, sin embargo, no está asociado con el desarrollo cognitivo de los más pequeños.

Padres involucrados en el desarrollo de sus hijos

Debemos ser conscientes de la importancia que tiene el descanso en el desarrollo de nuestros hijos, ayudándoles a concebir las horas de sueño como algo apetecible y haciéndoles disfrutar del descanso. La Asociación Española del Sueño (ASENARCO) recomienda el uso de los patrones de comportamiento en las actividades ligadas al descanso, como la hora de la comida o del baño. Podemos crear diferentes rutinas para que nuestro pequeño entienda cuál es la hora de irse a dormir, como lavarse los dientes y ponerse el pijama antes de meterse en la cama. En cuanto a los recién nacidos, quienes necesitan dormir 17 horas diarias, será el hambre el que dicte los momentos en los que estará despierto, y poco a poco empezará a distinguir el día de la noche, llegando a dormir 5 horas seguidas habiendo cumplido los 3 meses.

El desarrollo cognitivo de nuestro bebé es importante porque creará la capacidad que tendrá para pensar, recordar, resolver problemas e incluso tomar decisiones. Afectando a este desarrollo le estaremos dificultando la capacidad de entender su entorno e interactuar con él. Entre los 0 y 2 años los niños se encuentran en el periodo sensioromotor, y se centran en si mismos y en el presente. De esta forma, durante este periodo se desarrollaran los hábitos, que darán lugar a las reacciones circulares, aquellas encaminadas a obtener un resultado, y después los primeros esquemas mentales, para acabar elaborando acciones intencionadas.

Como padres, queremos ser de ayuda a nuestros hijos para facilitar que su desarrollo sea lo más sencillo posible y que no se sienta estancado. Por eso mismo es recomendable jugar con él, hacerle sostener objetos, contestar a sus exclamaciones o poniéndole frente al espejo para que se reconozca

Continúa leyendo