Cómo tratarlos

Eccemas en la piel: qué hacer ante ellos

Las erupciones en la piel pueden ser puntuales, pero existe una enfermedad crónica y de evolución larga que puede aparecer desde el primer año de vida; se conoce también como dermatitis atópica.

Foto: iStock
Foto: iStock

El eccema es el término que se utiliza para describir las alteraciones en la piel que se caracterizan por la sequedad, con tendencia a descamarse, picor y a veces inflamación. No es el único motivo por el que pueden aparecer ya que de forma puntual hay motivos médicos que explican que lo haga, pero cuando el eccema es constante y prolongado en el tiempo se le conoce también como dermatitis atópica.

Esta enfermedad, según advierte la doctora Sarah Stein, del Departamento de Dermatología de la American Academy of Pediatrics, la sufren al menos uno de cada 10 niños, y se trata de un problema crónico de la piel que se puede sufrir desde la niñez hasta la edad adulta en aquellas personas con la piel más sensible que el resto de personas. En concreto, indica la doctora en este artículo divulgativo, el eccema es provocado por problemas de la barrera cutánea. “Muchos niños con eccema carecen de una proteína especial llamada “filagrina" en la capa exterior de la piel. La filagrina ayuda a la piel a formar una fuerte barrera entre el cuerpo y el medio ambiente. La piel con muy poca cantidad de esta proteína tiene más dificultad para retener el agua y mantener alejadas las bacterias y los irritantes medioambientales”, explica la experta. 

Tal y como explican desde la Asociación Española de Pediatría, el eccema “Evoluciona en brotes, con períodos de mejoría y otros de empeoramiento” y “No se conoce la causa de la enfermedad, pero sí se sabe que la herencia juega un papel importante, pues estos niños con frecuencia tienen padres o hermanos que han padecido dermatitis atópica o bien procesos bronquiales del tipo del asma, a veces relacionada con alergia a pólenes, polvo, etcétera”.

¿Cuándo aparecen?

En los niños, el eccema se puede presentar muy pronto, “en el primer año de vida y casi siempre en los primeros cinco años”, indica la National Eczema Association, entidad especializada en esta enfermedad. “Rara vez está presente al nacimiento, pero con frecuencia aparece durante las primeras seis semanas de vida”, añade justo antes de explicar lo que mencionábamos al comienzo del texto, que “Otras erupciones pueden comenzar también en cualquier momento pero en esos casos la mayoría de las lesiones desaparece en cuestión de días o semanas mientras que la dermatitis atópica tiende a persistir; puede tener altibajos pero regresa continuamente”. 

¿Qué se puede hacer?

No hay tratamiento hasta la fecha que pueda dar una solución definitiva al eccema, que es un trastorno de larga evolución, crónico en la mayoría de los casos. Lo que sí se puede hacer es tener en cuenta una serie de consejos que puedan ayudar a limitar sus consecuencias manteniendo a la enfermedad bajo control para intentar que los brotes aparezcan con menor recurrencia y con menor intensidad. 

Desde la Asociación Española de Pediatría se insiste en determinados cuidados de la piel, tanto preventivos como una vez aparezca el eccema, ya esté localizado en una zona del cuerpo o en distintas áreas. Estos consejos son los siguientes:

  • Se tratará de mantener una buena hidratación de la misma y evitar algunos irritantes, para lo cual es aconsejable que:
  • Evite baños prolongados (no más de 5-10 minutos).
  • Utilice jabones de avena o parafina.
  • Emplee aceites de baño, que se pueden incorporar al agua del baño o aplicar sobre la piel todavía húmeda tras el mismo.
  • Aplique crema hidratante sobre la piel, en la cantidad y con la frecuencia necesarias para que permanezca bien hidratada.
  • Evite las prendas de lana y de fibra, siendo preferible emplear el algodón, sobre todo en aquellas que estén en contacto directo con la piel. Se debe procurar no abrigar en exceso al niño y no ponerle ropa ajustada.
  • Procure mantener las uñas del niño cortas y limpias para evitar así las heridas y las infecciones provocadas por el rascado.
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo