Comer sano

El exceso de sal favorece la obesidad

2 minutos

Un estudio ha demostrado que los alimentos muy salados abren el apetito y dan sed.

sal y obesidad

Un peligro asociado al abuso de la sal es la obesidad infantil. Al parecer, como actúa como potenciador de sabor, abre el apetito y, además, da más sed, con lo que impulsa a tomar refrescos con azúcar, directamente relacionados con el sobrepeso. Un artículo publicado por expertos de la Universidad de Londres asegura que si la cantidad de sal que toman los niños del Reino Unido se redujese a la mitad (unos 3 gramos diarios), tomarían una media de dos a tres bebidas azucaradas menos a la semana.

Es mala para la salud

Tomar mucha sal perjudica a la salud. Está demostrado que llega un momento en que los riñones no pueden eliminar el exceso de sodio en sangre. Con ello, se desregula el mecanismo de fluidos del cuerpo: hace que haya más agua y, por lo tanto, más sangre. La consecuencia inmediata es un aumento de presión arterial que a la larga puede desembocar en hipertensión. El corazón es el más afectado, pues crece el riesgo de sufrir trastornos cardiacos en la edad adulta. Además, el exceso de sodio elimina el calcio y hace los huesos más frágiles.

Revisar las etiquetas

Se considera que una comida está demasiado salada cuando contiene 1,25 gramos o más de sal por 100 g de alimento. Lo ideal es que tenga 0,25 g o menos por cada 100 g. Por eso conviene revisar las etiquetas de la compra habitual. Pero algunos productos no indican la cantidad de sal que contienen, sino la de sodio. Para hacer la conversión de sodio en sal, solo hay que multiplicar por 2,5. Es decir, 10 gramos de sodio equivalen a 25 gramos de sal.

Menos de 2,3 g al día

Los niños deberían tomar como mucho 2,3 g de sal al día. Por eso conviene mirar las etiquetas para averiguar cuánta aportan los alimentos procesados.

Un yogur natural sin azúcar: 0,16 g de sal
Una loncha de jamón york: 0,7 g de sal
Una porción de pizza de jamón: 1,25 g
Una porción de cereales de maíz con leche semidesnatada: 0,75 g
Dos galletas María: 0,32 g
50 g de salsa de tomate en lata: 0,62 g
Una bolsita pequeña de gusanitos (18 g): 0,25 g

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, nutrición infantil, obesidad, recetas cocina niños, salud niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS