Sueño

La relación entre sueño infantil y salud física y mental

Dos estudios de la Universidad de Warwick establecen un vínculo entre la cantidad de horas de sueño de los niños y las hora a la que se van a la cama y la aparición de problemas de salud tanto físicos como mentales.

niña durmiendo con osito
Fuente: Depositphoto

Cuando el sol se esconde, existe una escena que se repite en todos los hogares familiares:

El niño ya tiene puesto el pijama, ha cenado y se ha lavado los dientes. Quiere que alguien le lea un cuento de esos cortos para cada día del año y a veces, incluso, cae uno más de regalo. Y después no puede faltar el beso de buenas noches para despegar hacia el mundo de los sueños. Tú, que esperas con anhelo este momento para sentarte en el sofá a descansar, caminas hacia el salón y antes de llegar… "¡¡Mamaaaa, papaaaa!!". Vuelves a la habitación y entonces te cuenta, con cara de pillo, que no se quiere dormir y mientras que tú piensas alguna nana que le adormezca, él solo piensa en corretear por la casa y jugar toda la noche si fuera preciso.

Aquí es cuando tenéis que encontrar la forma de que vuestro pequeñín entienda que es la hora de dormir y que no solo sirve para recargar energía, sino también para cuidar su salud. Pero, ¿por qué es tan importante la rutina de descanso en los niños?

Salud mental y duración del sueño

Investigadores de la Universidad de Warwick, en Australia, definen los estados de sueño como procesos activos que apoyan la reorganización de los circuitos cerebrales. Esto vuelve al sueño especialmente importante para los niños, porque sus mecanismos cerebrales aún se están desarrollando y reorganizando.

Y es que cuando vemos dormir a un niño o un bebé, solemos pensar que solo está descansando relajadamente. Pero la realidad, sin embargo, es que su cerebro está en continua e intensa actividad. Las conexiones neuronales que suceden cuando dormimos ayudan a consolidar aprendizajes y también funciones cognitivas superiores, como memoria, atención, concentración, flexibilidad mental, solución de problemas y creatividad, entre otras. Incluso tiene un impacto en nuestra salud mental.

Según el estudio que han realizado los expertos de dicha universidad, la depresión, la ansiedad, el comportamiento impulsivo y el bajo rendimiento cognitivo en los niños, se ven afectados por la cantidad de horas que duermen. De tal modo que a menor cantidad de sueño, mayor es la posibilidad de que desarrollen alguna de estas patologías.

El profesor Jianfeng Feng, del departamento de informática de la Universidad de Warwick advierte: "la cantidad recomendada de sueño para niños de 6 a 12 años es de 9 a 12 horas".

Sin embargo, en la práctica, muchos niños y adolescentes padecen trastornos del sueño debido al aumento de la demanda del tiempo de colegio, el incremento en el uso de las pantallas y las actividades de ocio.

Salud física y la hora de acostarse

Además de la conexión con la salud mental, los investigadores de la misma universidad australiana también han demostrado en otro estudio el vínculo entre una hora tardía para acostarse y el aumento de peso. Los resultados, que se han publicado en la revista Acta Pediátrica, indicaron que los niños que participaron en su investigación -1250 niños de entre los cinco y los ocho años de edad- que se acostaban sobre las siete de la tarde tenían entre 1,5 y 2,5 kg menos que los que lo hacían después de las nueve y media.

La Doctora Yaqoot Fátima, del Instituto de Investigación en Ciencias Sociales de la UQ, señala que los niños con horas de acostarse constantemente tardías, tenían un mayor riesgo de sobrepeso u obesidad en comparación con los niños que se iban a la cama temprano.

También añade la autora del estudio que los investigadores a menudo se habían centrado en la duración del sueño como factor de riesgo, pero mostró que otras dimensiones, como el tiempo, eran importantes: "Centrarse excesivamente en la duración del sueño como la única medida de un sueño saludable no sería suficiente para lograr mejores resultados de salud en los niños".

Yagoot recomienda a las madres, padres y otros cuidadores que promuevan un hábito de sueño regular y saludable para que el peso de los niños sea adecuado y pueda evitar los riesgos de salud asociados a la obesidad infantil, como son las enfermedades cardiovasculares.

Resulta fundamental que los padres conozcan la importancia de su papel en el horario de sueño de sus pequeños y que de esta manera los niños puedan acceder a los beneficios de salud mental y física que acompañan a una hora prudente de acostarse y a una serie de horas de sueño saludables.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo