Higiene desde pequeñitos

Enseña a tu hijo a lavarse las manos

2 minutos

Lavarse las manos es un hábito que los mayores hacemos sin pensar, sin embargo los niños deben aprenderlo con nuestra ayuda. Ya que si lo ponen en práctica correctamente evitarán contagiarse de muchas enfermedades.

Enseña a tu hijo a lavarse las manos

Con un dos nuestros hijos pueden aprender sus primeras nociones de higiene infantil y una de las primeras debe ser aprender a lavarse las manos correctamente.
Las manos son un vehículo de contagio y transmisión de enfermedades ya de ellas los gérmenes pasan a la boca, los ojos y la nariz, que son las puertas de entrada del organismo. Por eso es muy importante lavarlas con frecuencia.

¿Cómo enseño a mi hijo este hábito?

SEGURO QUE TE INTERESA...
  • Para lavarse las manos, nuestros hijos solo necesitarán agua tibia y jabón. Primero es importante enseñarles la forma correcta de hacerlo para que así ellos también aprendan a hacerlo.
  • Los podemos estimular con jabones con formas divertidas o de colores y olores.
  • Hay que ponerle las cosas fáciles: un taburete que le ayude a alcanzar el lavabo con facilidad o unas toallas a su altura.
  • Y por supuesto siempre hay que dar ejemplo: deben vernos lavarnos las manos a menudo.

Lavarnos las manos paso a paso

  • Hay que frotar toda la superficie de las manos: la palma y el dorso, sin olvidarse de los espacios interdigitales como son las muñecas y, especialmente, las uñas.
  • Si las uñas están sucias, hay que cepillarlas con un cepillo de uñas hasta que queden completamente limpias.
  • Para terminar hay que enjuagar las manos y secarlas con una toalla limpia y seca sin frotar, con toques suaves.
  • A veces, podemos aplicar crema hidratante.
  • Esta operación debe durar unos 15 segundos aproximadamente.

Cuándo hay que lavarse las manos

SEGURO QUE TE INTERESA...

Los niños deben lavarse las manos frecuentemente. Es imprescindible en las siguientes circunstancias:

Antes de:

  • Comer cualquier alimento, ya sea en la mesa, con cubiertos, o el bocadillo de la merienda.
  • Tocar un alimento que está en la nevera o la despensa, o antes de ayudar a hacer alguna receta de cocina.

Después de:

  • Ir al baño.
  • Estornudar, toser y sonarse (cada vez que lo hace) cuando está resfriado.
  • Estar con un enfermo.
  • Tocar sangre, orina, heces, pus, saliva o mucosidades propias o ajenas.
  • Jugar al aire libre.
  • Volver a casa de la calle.
  • Jugar con la mascota.

Consejos útiles que no debemos olvidar

  • Es conveniente habituar a los niños a lavarse las manos desde pequeños, así evitarán la mayoría de los resfriados que cogen.
  • Es aconsejable poner crema hidratante en las manos, ya que el agua reseca la delicada piel de los niños.
  • Hay que llevar toallitas en el bolso para limpiarles las manos cuando no hay un cuarto de baño cerca.


Asesor: Dr. Nicolás Cobos, del servicio de pediatría del Hospital Universitario Vall d’Hebr´n de Barcelona.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS