Alarma social

Enterovirus: cuándo acudir al hospital

3 minutos

Los brotes por enterovirus son habituales entre los pequeños, sobre todo en primavera y verano. ¿Cuándo debemos acudir al hospital? ¿Cuál es la sintomatología habitual?

También te puede interesar: ¿Qué es el enterovirus?
enterovirus

Los enterovirus son una familia de patógenos, un género de virus de ARNmc de sentido positivo que está asociado con muchas enfermedades y que tienen una transmisión muy sencilla vía fecal-oral o por mucosa, por eso entre los pequeños se suelen dar brotes de contagio ya que la tos, los mocos, un estornudo o los mismos besos favorecen la transmisión y hacen que los niños se contagien unos a otros.

Los adultos también nos contagiamos con facilidad por enterovirus, sin embargo nuestros sistemas inmunes están más desarrollados y ya han 'presentado batalla' a estos virus con anterioridad, algo que no pasa con los niños que aún no están inmunizados y que, por tanto, se ven afectados por los mismos.

Existen hasta sesenta y seis serotipos de enterovirus humanos y aunque sí es cierto que algunos de ellos provocan enfermedades como la polio o cuya sintomatología es complicada, la mayoría de las veces causan afecciones de caracter leve y se presentan con síntomas comunes de tipo gripal. Por ejemplo, la enfermedad boca-pie-mano es causada por un enterovirus.

Los enterovirus no son prevenibles con vacunación salvo en el caso de la poliomelitis, la única enfermedad por enterovirus prevenible gracias a su vacuna y lo que ha favorecido que, aunque en el pasado causara muchos problemas, actualmente estemos cerca de su erradicación.

Además, las infecciones por enterovirus no tienen un tratamiento específico al tratarse de virus aunque sí existen tratamientos para controlar la enfermedad y minimizar lo máximo las posibles y poco habituales complicaciones. 

Sintomatología habitual

Los síntomas habituales de los enterovirus son los mismos que los de un resfriado común: mocos, tos, estornudos y fiebre. Hay veces que también presentan pequeñas erupciones en la piel (manchitas rojas en el cuerpo) y, a veces, además, síntomas neurológicos que en muchos casos son reversibles y transitorios.

 

¿Qué debo vigilar antes de ir al hospital?

Lo más importante en el brote de enterovirus que estamos viviendo actualmente es detectar las complicaciones neurológicas de manera precoz. Así que si detectas alguno de estos síntomas en tu hijo has de ir a un servicio de urgencias:

  • Somnolencia. Te cuesta trabajo despertar al niño.
  • Sensación de mareo o inestabilidad.
  • Alteración de la marcha, es decir, observas a tu hijo caminar raro. 
  • Sensación de pérdida de fuerza en las piernas.
  • Dificultad o alteración en el habla, en los movimientos de la cara o toses extrañas.
  • Movimientos anormales de los ojos, párpados, alteraciones en la visión, como puede ser que el peque vea doble. 
  • Pérdida de fuerza muscular: al sentarse parece que se cae, al ponerse de pie pierde el equilibrio, lo que habitualmente calificamos como un "le fallan las piernas".

Hay que tener en cuenta que la mayoría de las veces los peques no saben verbalizar lo que les pasa por lo que es fundamental que nosotros observemos si se cumplen estos síntomas, por ejemplo, podremos identificar la debilidad de sus piernas si camina con la zancada ancha para mantener el equilibrio, o veremos si está mareado porque a lo mejor se sujeta a los objetos o no quiere ponerse de pie porque se siente inseguro.

En caso de que observemos estos síntomas sí que deberemos acercarnos a un servicio de urgencias y consultarlo con nuestro pediatra. 

Fuente: Lucía, mi Pediatra.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS