Salud infantil

¿Es bueno que los niños usen chanclas en verano?

El abuso de chanclas puede degenerar en una serie de patologías en los pies de los más pequeños de la casa como inestabilidad, además de alterar su patrón de marcha y fomentar la aparición de dedos en garra o la fascitis plantar.

El calzado más reclamado entre los niños durante los meses que dura el verano son las chanclas. No solo se sienten más cómodos porque les permite tener el pie más ventilado, sino que, además, actúan de mampara contra posibles infecciones tales como hongos o papilomas propios de zonas húmedas como playas o piscinas que tanto se frecuentan en esta época.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que, como todo, su uso excesivo puede acarrear consecuencias negativas para sus pies. En muchas ocasiones, como padres, no solemos parar a reparar en este aspecto. Por ello, desde Copoma, queremos que se tome conciencia de los problemas que se pueden desarrollar en sus pies.

El abuso de chanclas puede degenerar en una serie de patologías en los pies de los más pequeños de la casa:

  • Inestabilidad: La sujeción que proporcionan las chanclas a la hora de caminar es mínima y la carencia de equilibrio como consecuencia puede llegar a provocar esguinces o lesiones en sus pies.
  • Patrón de la marcha: Su pisada puede verse modificada ya que, este tipo de calzado obliga a los niños a acortar sus pasos alternando su curso normal.
  • Aparición de dedos en garra: como consecuencia del sobreesfuerzo que realizan los dedos de los pies al usar en exceso este tipo de calzado, a largo plazo, pueden desarrollarse dedos en garra, ya que toda la tensión incide sobre esta zona de los pies.
  • Fascitis plantar: cualquier tipo de calzado con una suela tan plana, como es el caso de las chanclas, puede provocar fascitis. Aunque no es un caso muy frecuente entre los niños, sí que debemos saber de su existencia como principal medida para prevenirla.

Muchos de estos problemas que pueden causar las chanclas suelen pasar desapercibidos, pero debemos tomar conciencia de ellos y reducir así su uso. Aunque puede ser limitado a ocasiones en las que nuestros hijos tengan que protegerse de potenciales contagios, lo ideal es ponerles calzado que proteja pero que vaya bien amarrado al pie, como las cangrejeras.

Al recorrer grandes distancias con calzado como las chanclas, los problemas empezarán a sucederse, ya que es un calzado con una suela excesivamente plana, sin sujeción alguna y hecho con un material que no permite la adecuada transpiración. Por ello, y como la pisada de nuestros hijos está en plena evolución, debemos prestar especial atención a su desarrollo, para evitar que con el tiempo aparezcan problemas provenientes del abuso de un calzado inadecuado para realizar ciertas actividades.

A modo de conclusión, debido a los motivos indicados, no es recomendable su uso durante todo el día ya que al tratarse de un tipo de calzado que no cuenta con sujeción alguna al pie, los niños tenderán a hacer fuerza con la parte delantera de la extremidad para aferrarse a la chancla, lo que puede llegar a provocar lesiones por agarrotamiento de los músculos.

Además, al no distribuirse el peso del cuerpo de forma correcta, se puede llegar a sobrecargar la zona lumbar. Por otro lado, como hemos mencionado, las chanclas no sostienen nuestros pies, por ello, ya no solo vamos a poder ver las consecuencias en el desarrollo de su pisada, sino que también, sus tobillos se pueden ver afectados.

Con todo ello, además de tener en cuenta las indicaciones con respecto al uso de las chanclas durante la infancia, es importante mencionar la importancia de contar con el diagnóstico de un profesional de la podología, ya que se trata de la persona más apropiada para que nos asesore acerca del calzado más adecuado para la época del año más calurosa y la situación concreta de cada niño. De este modo, mantener los pies de nuestros hijos cuidados y alejados del calor no va a suponer un problema.

Artículo elaborado por Juan Carlos Montero, Vocal de Publicidad, Comunicación y Redes de COPOMA

También te puede interesar:

Continúa leyendo