Hepatitis infantil

Hepatitis infantil: ¿podría tener relación con la COVID-19?

Los casos de hepatitis infantil de origen desconocido siguen sumando pacientes mientras los expertos siguen preguntándose dónde está la causa para poder actuar. Un nuevo estudio la sitúa en la COVID-19.

Son varias las alertas sanitarias que mantienen a la población en vilo a la actualidad. Los casos de COVID-19 todavía no han desaparecido, pero ya han aparecido otras enfermedades que se están investigando: por un lado, la viruela del mono y, por otro, la hepatitis infantil de origen desconocido que preocupa a familias y también a profesionales.

hepatitis infantil y COVID
Fuente: iStock

A fecha de 13 de mayo de 2022 se habían notificado 232 casos de hepatitis infantil de origen desconocido en Europa. De ellos, 26 han tenido lugar en España, de acuerdo a datos de la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa.

España es el segundo país que más casos ha detectado, tan solo superado por Reino Unido (131).

En cuanto a la edad, la mayoría de casos se han dado en menores de cinco años, por lo que rápido se descartó que la enfermedad pudiera ser un efecto secundario de la vacuna contra la COVID-19 (los niños menores de cinco años no han recibido ninguna dosis de la vacuna porque no está aprobada en este grupo de edad).

Ahora, lo que más preocupa a la Organización Mundial de la Salud es descubrir el origen de esta enfermedad para poder atacarla con total garantía. Son muchas las hipótesis que se barajan, aunque la que más peso ha adquirido en los últimos días ha sido la que señala al adenovirus F-41 como una de las causas más probables. Y es que han sido varios los niños que han dado positivo en las pruebas de laboratorio para este virus.

¿Podría estar relacionada la hepatitis con la COVID-19?

Sin embargo, no es esta la única hipótesis que están barajando los expertos.  En ningún momento desde que apareciese el primer caso se ha descartado al SARS-CoV-2 como posible causa, ya que es un virus muy nuevo del que se sabe apenas nada y que, por la poca experiencia que se tiene, se sabe que puede provocar secuelas a nivel multiorgánico en cualquier tipo de pacientes (incluidos los niños).

Ahora, un estudio publicado en la revista The Lancet señala a este virus como el culpable de los casos de hepatitis infantil de origen desconocido. En concreto, lo hace después de identificar que el 18% de casos notificados en Reino Unido eran positivos por SARS-CoV-2 y que tres casos habían superado la infección en fechas previas y recientes a desencadenar hepatitis. “La persistencia viral del SARS-CoV-2 en el tracto gastrointestinal puede conducir a la liberación repetida de proteínas virales a través del epitelio intestinal, lo que da lugar a una activación inmunitaria”, señala el artículo científico, basándose en información de este otro estudio

Y es que, de acuerdo a la información vertida, los niños cursan la enfermedad de manera diferente que los adultos. En ellos, el virus permanece en el intestino por más tiempo, aunque los síntomas suelen ser más leves.

Sin embargo, en ocasiones se suele complicar con un proceso inflamatorio multiorgánico que ya hemos comentado en alguna que otra ocasión. Aunque se da en un pequeño porcentaje de niños y suele tener lugar bastante tiempo después de presentar los síntomas de la COVID-19, algunos han llegado a precisar hospitalización. Uno de los órganos más afectados en ese síndrome es, precisamente, el hígado, el otro principal infectado por la hepatitis.

¿Qué creen los autores del artículo científico de The Lancet? Que la hepatitis puede deberse a un deterioro de la barrera intestinal, fruto de esa infección previa por COVID.

A ese deterioro los autores añaden un ‘superantígeno’ que se daría en la proteína Spike de SARS-CoV-2 (o más bien, en una secuencia de esa proteína) que el cuerpo de los pequeños detectaría como un ‘peligro’ desencadenando una respuesta inmunitaria rápida y potente que podría provocar esa hepatitis.

Cabe destacar, de nuevo, que lo que dice el artículo es solamente una hipótesis más de todas las que se barajan y que en ningún caso hay nada confirmado. Igual que esta, podrían ser otras muchas las causas que están provocando esta hepatitis en niños, a cada cual igual de probable. Los estudios científicos que se están llevando a cabo terminarán por confirmar (esperemos que pronto) lo que la está provocando para poder actuar en consecuencia.

De confirmarse esta o cualquier otra hipótesis que tenga que ver con la infección por algún virus, lo que habría que hacer, de acuerdo a los expertos de The Conversation, es “afinar aún más los tratamientos con antivirales”.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo