Cómo tratarlo y prevenirlo

Herpes labial y de nariz, ¿es la misma lesión?

Son lesiones muy incómodas y molestas, y tienen la peculiaridad de que están causadas por un virus que permanece en el cuerpo dormido hasta reactivarse.

Foto: iStock
Foto: iStock

¿Alguna vez habéis padecido un herpes en el labio o en la nariz? ¿Y vuestros hijos? Estas pequeñas ampollas llenas de líquido son muy incómodas y también dolorosas en muchos casos. Te contamos qué son y si su origen es compartido o no.

Tal y como explican desde Mayo Clinic, las ampollas que conforman estas lesiones “a menudo se agrupan formando manchas y cuando se rompen se forma una costra que  puede durar varios días”. Lo normal, añaden, es que tarden “dos o tres semanas en curarse sin dejar cicatriz”.  

Esta breve introducción al herpes labial nos sirve para localizar a qué tipo de lesión nos referimos. La calentura de toda la vida, esa que genera primero hormigueo y picazón, incluso ardor, luego aparecen las mencionadas ampollas o vesículas y finalmente secreción y costras, según resume el equipo de la Clínica Universitaria de Navarra. La mayoría de las veces aparecen en los labios y alrededor de estos, ya sea encima o sobre la piel ubicada en torno a estos. Pero también es posible que aparezcan en la nariz, como confirman desde la propia clínica navarra: “A veces, aparecen alrededor de la nariz o las mejillas, o dentro de la boca”, indican.  

Por lo tanto, ambos son herpes cutáneos, por lo que su origen es exactamente el mismo: el llamado virus del Herpes simplex tipo 1, que tiene como peculiaridad más característica que es capaz de permanecer latente en el cuerpo sin causar síntomas hasta que se reactiva por motivos relacionados con la fiebre, otras infecciones, el frío ambiental, la menstruación o el estrés, entre otros. Es decir, puede quedar inactivo hasta despertar de nuevo, como un volcán, de ahí que todas las personas que hayan padecido este virus sean propensas a las calenturas, que además tienden a salir en el mismo lugar, si bien esto no se cumple en todos los casos.

Cómo se contrae

Es conveniente diferenciar el virus del Herpes simplex tipo 1 (VHS-1) del virus del Herpes simplex tipo 2 (VHS-2), que es el que causa lesiones como los llamados herpes genitales, si bien este tipo de dolencia también la puede provocar el VHS-1.

En cualquier caso, para contraer este virus causante de las calenturas en boca y nariz -pueden aparecer incluso en el tórax-, es necesario mantener un contacto estrecho con una persona que lo padezca y que en ese momento lo esté sufriendo ya que “el virus se concentra en el contenido de las vesículas siendo por tanto contagioso”, explican los doctores Muñoz Hiraldo y Morillo Gutiérrez, del Grupo de Patología Infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) en este artículo científico. 

“Contagio estrecho” significa, por ejemplo, un beso, algo muy habitual en familia, de manera que es fundamental evitar darlos hasta que se cure el herpes labial. También lo es limpiar muy bien todos los utensilios de cocina, vasos y botellas incluidas; mantener las toallas aisladas y los paños que utilices  mientras dure la infección; y por supuesto, lavar las manos con frecuencia tras tocar el herpes.

Aunque el virus es contagioso cuando se reactiva también, en el citado artículo los profesionales que lo firman indican que la mayor concentración del virus se elimina durante la primera infección, la cual es muy contagiosa. “El pico de excreción viral ocurre en las primeras 24 horas después de la aparición de las lesiones cuando éstas se encuentran en fase de vesículas, y declina cuando están en fase ulcerada o costrosa”, concluyen.

También te puede interesar:
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo