Cuidados

Mi hijo se ha roto una uña del pie: trucos para arreglarla y que crezca bien

Nunca jamás debes arrancar una uña, pero sí recortar aquella parte desprendida de la piel y, en el caso de que sea necesario, puedes venderla para evitar enganchones.

Los golpes en las uñas de los pies con consecuencias en las uñas son habituales tanto en los adultos como en los niños. A veces, uno de estos pequeños accidentes pueden no solo generar un hematoma debajo de la uña, en el lecho ungueal, que es como se llama a la piel que está justo debajo, sino que también puede dañar la cutícula, que es la base de la uña, e incluso romperla.

En los niños pequeños, en ocasiones se quiebran las uñas sin necesidad de sufrir un golpe. Son más blanditas y, por lo tanto, más sensibles, de manera que es habitual que se agrieten. Sea por un golpe o por cualquier otro motivo, es necesario arreglarla antes de que pueda generar molestias al niño. 

Para ello, además de estar pendiente de la higiene de las uñas de los pies de tu hijo para que su largo sea el adecuado, es bueno conocer una serie de consejos esenciales para actuar en caso de rotura o lesión en una de ellas y evitar lesiones futuras e infecciones. 

Cómo cuidar la uña

El equipo  de la Clínica PodoSalud explica que “si hay daño en el lecho ungueal o tejido que está bajo la uña, debes presionarla ligeramente con una gasa hasta que este pare”. Para ello, poner el pie del menor en alto también ayudará. Después, una vez cortada la hemorragia, hay que lavarla con cuidado y con la ayuda de agua templada y jabón la uña y la piel, dejando limpia y seca la herida. Cuidado con no enganchar la uña rota. 

A partir de aquí, el paso a dar es el mismo tanto si existe lo anterior; es decir, hemorragia y herida, como si solo se ha producido la rotura de una uña del pie. “Si parte de la uña está despegada de la piel de debajo recórtala para evitar que se enganche y déjala lo más corta posible”, recomiendan desde PodoSalud. Para que esto sea posible la uña debe estar desprendida de la piel; es decir, debes poder cortarla con facilidad y sin necesidad de forzarla tú. A los peques les dará grima pero no tendría por qué dolerles si no hay hematoma o herida debajo de la uña. Si hubiera herida, desde PodoSalud recomiendan aplicar “un desinfectante de yodo para asegurar que está limpia y favorecer su curación y también puedes aplicar una pomada antibiótica para evitar infecciones”.

¿Hay que cubrirla?

Una vez bien recortada toca valorar si es necesario vendar la uña o no. Suele ser necesario cuando sigue quedando parte de la uña desprendida de la piel pero inaccesible para ser cortada. En este caso, el vendaje debe ser cambiado a diario para mantener la higiene de la zona y evitar infecciones. Así, con un vendaje que no apriete el dedo, se evitan los enganchones con el calcetín y las sensaciones desagradables al entrar en contacto la uña levantada con el agua. “Tras quitarte la venda lava el dedo y sécalo bien antes de volver a vendarlo”, apuntan desde la Clínica PodoSalud.

Si solo se trata de una grieta, al recortar la parte levantada no hará falta tapar el dedo porque lo normal es poder llegar al borde de la grieta sin mucho problema. 

Cuidados posteriores

Recuerda que es imprescindible no arrancar una uña hasta que no se caiga por sí misma y si el niño tuviera dolor por el motivo que fuera, se puede aplicar hielo en la zona poniendo un paño o toalla entre la piel y el hielo para evitar quemaduras en la piel. Esto suele ser necesario en caso de golpes que deriven en una inflamación de la zona, por ejemplo.

Poco a poco, a medida que la uña crece de nuevo deberás retocarla para favorecer que su forma sea la correcta y no genere problemas en el dedo del niño. En caso de duda o de que la uña no esté creciendo bien, acude sin dudarlo al podólogo para que valore la situación y trate la uña de manera que crezca de forma correcta.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo