Cuidado con los efectos secundarios

Jarabes para la tos, ¿se pueden dar a los niños?

Hay pediatras que desaconsejan totalmente su uso en niños y los organismos médicos de referencia son muy cautos a la hora de recomendarlos, sobre todo en niños pequeños.

El jarabe para la tos es uno de los remedios con más solera de cuantos existen. Ha pasado de generación en generación como una solución eficaz contra un problema que en realidad no está demostrado que mejore. Así lo deja claro, por ejemplo, la Asociación Española de Pediatría: “Pueden aliviar los síntomas, pero no curan ni disminuyen la duración de los resfriados”.

Hay pediatras que alertan de que no merece la pena que los niños los tomen por los riesgos que conlleva que lo hagan. Es el caso de la doctora Mar López Sureda, que también es divulgadora en las redes sociales. En ellas ha explicado recientemente que “No recomendamos ofrecer jarabes para la tos porque no han demostrado ser efectivos y porque tienen efectos secundarios que pueden ser muy graves (potencialmente mortales)”.

“La tos es un mecanismo de defensa de nuestro organismo para movilizar y expulsar las secreciones; por ello no conviene administrar medicamentos para eliminarla”, añade otra pediatra que tampoco los recomienda, Lucía Bertrand. 

Por qué no son recomendables en menores

Se apoya la pediatra Mar López Sureda en lo que dicen las instituciones médicas al respecto de los jarabes para la tos: La Asociación Española de Pediatría (AEPAP) no los recomienda en menores de 6 años, y la agencia del medicamento de Estados Unidos (FDA) estadounidense, en los menores de dos pero con especificaciones en determinados jarabes que no recomienda dar a niños menores de 6 y hasta menores de 12 años en algunos casos; no en menores de 6 años. 

A esto último se refiere la doctora Lucía Bertrand recuerda en un post muy interesante en el que habla sobre los jarabes de la tos en general y en concreto sobre los que tienen codeína, que es “un opioide autorizado para el tratamiento del dolor leve o moderado y para el tratamiento de la tos seca”. Explica la dra. Bertrand que “Hasta ahora hay múltiples estudios que demuestran que los antitusígenos ( fármacos que calman la tos) en menores de 6 años son poco efectivos, pero es que además la AEMPS (Agencia Española Medicamentos y productos Sanitarios) que depende del Ministerio de Sanidad, en 2015 emitió esta nota: “No utilizar codeína en menores de 12 años de edad ni en mujeres durante la lactancia”. 

Posibles efectos secundarios

Los motivos por los que no se deben utilizar jarabes para la tos en estas edades son varios. La FDA, por ejemplo, destaca dos: por si un niño, sin querer, toma una dosis mayor de la que toca o en una frecuencia mayor, y porque en ocasiones los peques toman más de un producto con el mismo medicamento sin saberlo y realmente están tomando dosis mayores. 

La doctora López Sureda, que se hace eco de ambos argumentos para reforzar su posición antijarabes, añade que se ha descubierto que determinados jarabes contienen activos de medicamentos en niveles que superan por mucho la cantidad indicada en la etiqueta. “Algunos contienen ingredientes que no aparecen en su etiqueta (no informados)y que podrían tener efectos tóxicos (en niños sobre todo)”, añade. 

Además, cita efectos secundarios potenciales que pueden ser muy graves: náuseas, vómitos, sedación y desorientación, coma y convulsiones, dolor de cabeza y mareo, alergia grave, brote de dermatitis atópica, estreñimiento, hipertermia (fiebre muy alta), alucinaciones visuales, y depresión respiratoria, entre otros.

Por estos motivos, ella no los aconseja en niños bajo ningún concepto. “Si no son efectivos y los efectos secundarios pueden ser graves, mejor nunca”, dice. “Mejor curarse un día después pero no someterse a ese riesgo”, concluye. 

La opinión de los expertos

La suya es una posición personal, tomada en base a la evidencia científica y su experiencia como pediatra, pero como hemos citado anteriormente, los organismos de referencia en materia de salud tanto nacionales como internacionales son muy cautos a la ora de referirse a los jarabes de la tos, que no se deben administrar a los niños más pequeños. Como poco, a los menores de dos años aunque parece lógico en vista de las recomendaciones vigentes ampliarlo a 6 años. Y también es una decisión prudente y bien argumentada optar por no dárselos jamás a un niño. 

De todos modos, como siempre en estos casos, nuestra recomendación es que antes de tomar ninguna decisión al respecto consultes siempre con el pediatra de tu hijo o hija. Automedicar no es en ningún caso una buena decisión salvo que incluyamos en este concepto a los antitérmicos (paracetamol), que si se le puede dar al peque para bajar la fiebre en caso de que aparezca por el problema de salud que esté generando la tos. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo