Otitis en niños

La acumulación de mocos en el oído puede provocar sordera infantil: ¿cómo evitarlo?

La otitis secretora es una de las afecciones más comunes en los niños pequeños: la comúnmente conocida como acumulación de mocos en el oído. De no tratarla bien, puede llegar a provocar sordera en los peques.

otitis
Fuente: iStock

Llegan las bajas temperaturas y, con ellas, vuelve la temporada de mocos, una de las más temidas cuando hay niños pequeños en casa. Y es que su acumulación puede provocar distintas afecciones que tienen en vilo a los padres durante la temporada de otoño e invierno: sinusitis, otitis… Además, suelen ser bastante molestos para ellos.

Ya os hemos contado en otras ocasiones qué podemos hacer para evitar su acumulación en los más peques. Hoy os queremos hablar, sin embargo, de una de sus consecuencias: la conocida como ‘otitis secretora’.

Aunque es una de las afecciones más frecuente en niños pequeños, lo cierto es que su incidencia ha disminuido. Al menos, así lo afirma Rafael Barona, jefe de otorrinolaringología de Hospital La Salud: “Gracias a la medicina preventiva realizada por pediatras y otorrinolaringólogos, su incidencia ha disminuido mucho y su tratamiento ha mejorado”.

¿Qué es la otitis secretora?

“La otitits media secretora es la presencia de líquido espeso o pegajoso en el oído medio, por detrás del tímpano. Este último es una membrana que separa el conducto auditivo del resto del oído”, asegura la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo a la Asociación Española de Pediatría, esta afección se produce cuando el líquido y los mocos se quedan en el oído medio varios días o semanas, sin poder fluir de manera normal de la Trompa de Eustaquio hasta la garganta. Además, de acuerdo a la misma fuente, es una afección bastante común en pequeños de entre tres meses y cuatro años.

“Los padres y madres deben estar atentos para realizar las revisiones periódicas necesarias, ya que es un problema que no se ve, que no duele y que avanza lentamente. Hay que adelantarse a su aparición y, si se detecta, tratarla precozmente”, explica el doctor Barona.

La relación entre la otitis secretora y la sordera

Y es que, el mismo profesional asegura que puede ser una de las causas de hipoacusia en los más pequeños, aunque desde la Asociación Española de Pediatría tienen una postura contraria: “No hay que tener miedo a perder la audición de forma definitiva, ya que en muchos casos el líquido desaparece del oído y la audición vuelve a ser normal en pocas semanas sin tratamiento”.

Lo mismo que aseguran en el blog de Audifon: “la infección no suele ir más allá de 2 o 3 semanas con la aplicación de tratamiento adecuado”. En casos más graves, puede ser necesario operar, pero no es lo común.

¿Se puede evitar la otitis secretora?

Sí, desde la AEP indican que hay algunas cosas que podemos hacer para evitar que la secreción excesiva de mocos y, por tanto, el riesgo de este tipo de otitis:

  • Identificar cualquier alérgeno que pueda afectar al peque
  • Lavar las manos y los juguetes con cierta frecuencia para evitar patógenos
  • Practicar, en la medida de lo posible, la lactancia materna: “Amamantar, aunque sea solo por unas semanas, protegerá al niño frente a las infecciones de oído durante años”, explican en la web de AEPap.
  • Además, tanto para evitar la otitis, como para garantizar el bienestar del menor, es necesario que lo alejes lo máximo posible del humo del tabaco o cualquier otro humo que pudiera ser perjudicial para él
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo