Sueño infantil

La pandemia aumenta el insomnio y las pesadillas en niños

Así lo han explicado diferentes expertos en neurología, que ven cómo, desde que empezó la pandemia, han aumentado considerablemente los casos en consulta de niños con trastornos del sueño y los terrores nocturnos. Explican que lo mejor para evitarlo es mantener las rutinas.

sueño
Fuente: iStock

La salud del sueño en los niños es un factor muy importante de cara a su desarrollo físico y psicológico. Por lo tanto, no es de extrañar que un problema en la conciliación del sueño o los terrores nocturnos persistentes en la infancia pudieran afectar a la concentración, el aprendizaje e, incluso, el estado de ánimo del menor.

Pues bien, diferentes expertos neurológicos del Grupo IHP, expertos en pediatría, afirman que la pandemia está aumentando estos problemas de sueño en los pequeños. En detalle, hablan de un aumento de los casos de insomnio y problemas nocturnos en niños en consulta. “En concreto, los problemas más frecuentes asociados a la situación actual generada por la COVID-19 son el insomnio de inicio, es decir, la dificultad para conciliar el sueño, y las parasomnias, principalmente las pesadillas”, afirman en su página web. Además, argumentan que en los más pequeños han aumentado los casos del rechazo a irse a la cama y los despertares nocturnos.

Pero, exactamente, ¿qué factor se encuentra detrás de este desencadenante? Citando a Andrés Rodríguez-Sacristán, pediatra y neurológico de Grupo IHP, “el miedo a la enfermedad, la angustia por los familiares enfermos, los comentarios de los adultos delante de los niños y las noticias constantes sobre el número de fallecidos son los motivos principales del aumento de estos trastornos”.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Ojalá pudiéramos decir que la pandemia va a acabar dentro de poco. Pero no tenemos ninguna certeza, así que lo mejor será llevar a cabo una serie de consejos prácticos para intentar que los niños sufran lo menos posible sus consecuencias.

Siguiendo lo que comenta el doctor Rodríguez Sacristán, el agravamiento de estos problemas estaría relacionado con el cambio en los hábitos y los horarios para acostarse y levantarse, además del estrés y la ansiedad que hemos comentado antes.

En concreto, para que puedan seguir gozando de una buena salud del sueño lo más importante es, tal y como afirman desde el Grupo IHP, mantener las rutinas y los horarios de ir a la cama, aunque estén confinados o el colegio no esté abierto por cualquier razón.

“Para evitar estos problemas lo mejor es llevar a cabo unos horarios estables, establecer una rutina diaria y crear un hábitat de sueño confortable”, comenta.

Regresiones del sueño: otra posible consecuencia

Además de estos despertares, otro problema del sueño que muchos padres han observado después de la pandemia son las regresiones del sueño. El niño había conseguido empezar a dormir del tirón pero, de repente, ha dado pasos atrás: no deja de despertarse cada dos o tres horas.

Esto, relacionado con el aumento de la energía y el cambio de hábitos que experimentan los niños fruto de la edad, tendría que ver con la dificultad para gastar esa energía durante la pandemia.

Ahora no pueden salir tanto al parque, ni a correr y solo pueden ‘cansarse’ dentro de casa. Pero, a veces, eso no es suficiente y, como consecuencia, llegan a la hora de dormir llenos de vitalidad y ganas de moverse.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo