Vigila sus oídos

La relación que existe entre el habla y la salud auditiva en los niños

La detección precoz de cualquier problema es un elemento diferenciador en cuestiones de salud, y si tiene que ver con el oído, este puede tener consecuencias graves en cuestiones básicas del desarrollo del niño, de modo que es recomendable actuar rápidamente ante cualquier sospecha de problema auditivo en tu hijo.

Problemas auditivos
Problemas auditivos (Foto: depositphotos)

Cuando se dice que cada niño lleva su propio ritmo de desarrollo, la intención es la de tranquilizar a los padres y evitar, en la medida de lo posible, que eviten las comparaciones tanto con los pequeños del entorno de su hijo como con lo que leen en internet y las redes sociales. No significa esto que no haya que estar atentos en todo momento a las cuestiones que primero los expertos sanitarios y después los educadores insisten dependiendo de la etapa del desarrollo del niño porque pueden producirse anomalías que conviene consultar ya que sí pueden tener relación con algún tipo de patología. Es el caso, por ejemplo, del habla y la salud auditiva. Un problema en relación a esta última tiene muchas papeletas para impactar sobre la primera. 

Tal y como recomienda Top Doctors, es recomendable acudir al especialista en otorrinolaringología -como mínimo, al pediatra de atención primaria para exponerle el caso-, entre otros motivos, si se sospecha que un problema de audición es el causante de un retraso en el habla. Es esta especialidad la que en colaboración con otras disciplinas médicas como la logopedia y la foniatría, trata las alteraciones del habla en los niños. 

Dado que el ser humano desarrolla el lenguaje desde el nacimiento -escuchan incluso antes de aprender a hablar, y por eso desarrollan lenguaje no verbal-, es fundamental prestar especial atención a la capacidad auditiva del crío. Tal y como advierten desde Oticon, empresa danesa especializada en tecnología auditiva, “El lenguaje se adquiere mediante la exposición a sonidos, por eso, cuando los niños sufren una pérdida auditiva, dejan de aprender palabras que oyen en su entorno y el desarrollo básico del lenguaje se retrasa. Además, estas habilidades de escucha pueden influir también en otras capacidades, como leer y escribir, y en sus habilidades sociales.”

Vigila su capacidad auditiva

A las pocas horas de nacer, antes de irse recibir el alta su mamá en el hospital tras el parto, los médicos del hospital le someterán a una primera exploración, la bautizada como prueba del reflejo acústico, también conocida por sus siglas en inglés, MEMR, pero aunque esa prueba proporcione resultados normales, y aunque en cada revisión posteriores los oídos sean siempre explorados, conviene permanecer alerta al respecto en todo momento, porque nunca se sabe cuándo puede aparecer una pérdida auditiva y por qué. 

En realidad, es el cerebro el que se ve afectado por un problema auditivo en el oído, cuyo mecanismo es el encargado de recoger los sonidos que luego son procesados e interpretados en el cerebro. “El niño necesita estimulación sonora desde el primer día para desarrollar las estructuras cerebrales, permitir la maduración del sistema auditivo y poder diferenciar los sonidos y reconocer el habla”, explican los especialistas de Oticon, compañía especializada, entre otras soluciones, en audífonos aptos para niños desde sus primeros meses de vida. 

La importancia de la detección precoz de problemas

Familia, especialistas médicas y tecnología, que en los últimos años ha dado pasos de gigante en soluciones auditivas muy mejoradas, son los tres pilares fundamentales si existe un problema de salud auditiva en un niño. La primera, por dos motivos fundamentales: la detección precoz, un factor con una incidencia decisiva a la hora de ponerle solución cuanto antes al problema de salud, y también a la hora de favorecer el desarrollo del lenguaje en el crío que sufra dicha patología auditiva, porque será decisiva la paciencia y la empatía, además de hacer hincapié en la comunicación no verbal, especialmente en el rostro y las manos.  La medicina y sus sobresalientes profesionales, por descontado, que además de toda su sabiduría y experiencia cuentan con la enorme mejoría de la tecnología auditiva con respecto a unos años atrás gracias a avances científicos y tecnológicos, que tan importantes son para la medicina y la salud en general. 

En definitiva, como concluye  José Luis Blanco, Jefe de Audiología de Oticon, para limitar todo lo posible las consecuencias negativas en el desarrollo de un niño por culpa de un problema auditivo, con el habla como uno de los grandes perjudicados, “es clave detectar cualquier daño en el sistema auditivo cuanto antes y combinar la ayuda de audífonos, herramientas y tácticas para aprovechar al máximo su entorno para el desarrollo del lenguaje.”.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo