Consejos para aliviar molestias

¿La salida de los dientes provoca fiebre en los niños?

Si crees que al peque le puede dar fiebre por salirle los dientes, mira aquí por qué no es así y consulta lo que sí puede que le ocurra con la dentición.

La dentición es ese proceso por el que pasan los bebés cuando poco a poco empiezan a salirles los dientes de las encías. Y, como muchas veces aparecen mitos en torno al desarrollo de los niños, en este caso, existe la creencia de que la salida de los dientes les puede dar fiebre. Veamos qué es lo que verdaderamente puede pasar y algunos consejos para ayudar a aliviar sus dolores y molestias.

¿La salida de los dientes da fiebre?

Pese a que hay leyendas populares que afirman que si el peque tiene fiebre es porque le están saliendo los dientes, la realidad es que esto no es cierto. La dentición no produce fiebre.

Puede ocurrir, y eso sí es verdad, que el niño presente un ligero incremento de su temperatura corporal, pero nunca lo suficiente como para que sea superior a los 38 grados, solo podríamos hablar de la aparición de febrícula. Hay que pensar que cuando erupciona un diente se trata de un proceso inflamatorio que puede hacer que la temperatura suba.

No obstante, si el niño alcanza una temperatura mayor a los 38 grados lo más probable es que no sea como consecuencia de la dentición. De hecho, si además de la fiebre tiene vómitos o diarrea y coincide con la salida de los dientes lo mejor será consultarlo con el médico porque con gran probabilidad se deba a otra enfermedad que se haya dado en el mismo momento.

Lo que sí puede pasar es que la zona en la que le va a salir un diente esté enrojecida, se haya hinchado y esté algo caliente, además de que puede dolerle. 

Consejos para aliviar las molestias

Como decimos, no es normal que aparezca fiebre con la salida de los dientes. Sin embargo, sí que pueden aparecer algunas molestias como: irritabilidad, babeo, inapetencia, insomnio e inflamación de las encías. Estos síntomas sí que entrarían dentro de la normalidad y por eso podemos ver algunos consejos para aliviarlos:

  • Enfría el chupete del bebé en la nevera por un tiempo y dáselo.
  • Ofrécele un juguete mordedor (también puedes hacer como el chupete y enfriarlo ligeramente en el frigorífico). Ten en cuenta que debe ser lo suficientemente grande como para que no pueda atragantarse, y que tampoco sea de un material que pueda romperse y tragarse los trocitos.
  • Dale un masaje sobre sus encías con un dedo (por supuesto, ten muy en cuenta que debes tener las manos limpias). Puedes probar a hacerlo con una cucharilla fría, pero con mucho cuidado.
  • Limpia con un trapito suave la cara de tu bebé para quitarle el posible exceso de babas y que así no se le irrite la piel y le aparezcan erupciones.
  • Consulta con el médico si puedes darle alguna dosis de paracetamol o ibuprofeno adecuada a su edad si está muy irritado por las molestias.
  • Recuerda que la limpieza de los dientes debe empezar incluso antes de que salga el primer diente de leche. Para ello lo mejor es cepillar las encías con un pañito húmedo y limpio o con un cepillo destinado específicamente para eso.

Continúa leyendo