Cordón Umbilical

La sangre de cordón umbilical sirve para tratar a pacientes con trastornos genéticos

Investigadores del UPMC Children’s Hospital de Pittsburgh en Estados Unidos prueban que la sangre que contiene el cordón umbilical sirve para tratar a pacientes con trastornos genéticos, enfermedades que derivan en problemas de movimiento, de habla, de audición y de desarrollo tanto físico como mental.

cordón umbilical
Fuente: Depositphoto

Recientemente, os hablábamos de las ventajas de la sangre del cordón umbilical. Ahora, también sabemos que sirve también para tratar a pacientes con enfermedades genéticas raras y no cancerosas. Así lo ha manifestado un nuevo estudio de investigadores del UPMC Children's Hospital de Pittsburgh en Estados Unidos que ha sido publicado en la revista 'Blood Advances'.

El autor principal de este trabajo es Paul Szabolcs, director de división de huesos trasplante de médula y terapias celulares en el UPMC Children's Hospital. Szabolcs informa de que la idea era crear un tratamiento universal en contraposición a las terapias individuales con las que habitualmente, se tratan las enfermedades raras.

¿Cómo se llevó a cabo el estudio?

Esta investigación comparte metodología con los experimentos: los participantes recibieron inyecciones intravenosas de sangre del cordón umbilical. Dicha sangre, fue donada de los cordones umbilicales y placentas de bebés sanos justo después de su nacimiento y después congelada hasta que la necesitaron.

Para que las células madre del donante fuesen aceptadas por la médula ósea de los pacientes, los participantes se sometieron a una baja dosis de quimioterapia hasta que sus organismos integraron a las nuevas células. El documento notifica que apenas hubo complicaciones y que estas fueron leves. La tasa de mortalidad por infección viral fue del 5%, un número muy inferior a los estudios anteriores.

En total, 30 niños con patologías genéticas se sometieron al ensayo con el cordón umbilical. Un año después de recibir la sangre del cordón umbilical, todos ellos tenían niveles normales de las enzimas que alteraron en el procedimiento, y todos mostraron una interrupción del deterioro neurológico que previamente padecían. Algunos de los niños incluso, comenzaron a adquirir nuevas habilidades.

Los trastornos genéticos

Los trastornos genéticos que analizó esta investigación fueron principalmente, las leucodistrofias. Estas son afecciones hereditarias que afectan a las células del cerebro y conducen a problemas de movimiento, de habla, de vista, de audición y desarrollo tanto físico como mental.

Los síntomas pueden comenzar de los 6 meses, a los 2 años en los niños e incluyen dificultad para caminar, habla alterada, debilidad muscular, problemas de comportamiento, entre otros.

Son enfermedades crónicas y degenerativas que no tienen tratamiento. Este es el primer estudio que ha usado células madre para tratar trastornos metabólicos, inmunes o sanguíneos que ha demostrado altos niveles de seguridad, eficacia o amplia aplicabilidad.

¿Qué importancia tiene el cordón umbilical?

Normalmente, tras el nacimiento del bebé, el cordón umbilical y la sangre que contiene son desechados. Sin embargo, hace unos años, se descubrió que la sangre del cordón umbilical contiene "células madre", especializadas en la renovación de las células sanguíneas.

Estas células son sumamente importantes porque si se trasplantan a otros pacientes cuya médula ósea tenga problemas o esté enferma, les va a permitir producir nuevas células sanguíneas sanas, que son imprescindibles para la vida.

Cualquier embarazada sana con un embarazo normal puede ser donante de cordón umbilical y de esta manera, contribuir a salvar la vida a personas que padecen enfermedades congénitas o adquiridas de la médula ósea, tales como las leucemias agudas o crónicas, etc. Para estos pacientes, lo ideal es encontrar un donante compatible entre sus familiares más directos, pero esto solo ocurre en alrededor del 30% de los casos, por lo que dependen en el porcentaje restante de las donaciones altruistas.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo