Bronquiolitis

Las bronquiolitis de los niños descienden gracias al uso de la mascarilla

Mantener la distancia de seguridad, llevar siempre la mascarilla y el uso de geles hidroalcohólicos no solo está acabando con el coronavirus, los expertos notifican un descenso en el número de consultas pediátricas de otros virus como el de la bronquiolitis.

dos niños con mascarilla saludándose con el codo
Fuente: iStock

En plena pandemia nos hemos acostumbrado a incorporar a nuestro día a día nuevos hábitos que nos previenen del coronavirus, pero que, de manera indirecta, también reducen la posibilidad de contraer otros virus que circulan por el ambiente.

Y es que ahora, no dejamos que se nos acerquen ni los virus minúsculos: nos lavamos las manos más a menudo y mejor que nunca, también llevamos mascarilla cada vez que salimos por la puerta de nuestro hogar y hemos dejado a un lado las muestras de cariño físicas con nuestros allegados.

Las consultas de pediatría de los centros de salud así como las urgencias de los hospitales notan la nueva normalidad y este año han evidenciado un descenso muy significativo en las visitas por la enfermedad que genera el virus respiratorio infantil por excelencia, la bronquiolitis.

El virus respiratorio sincitial (VRS) es un virus muy común pero también muy contagioso y provoca una inflamación en los bronquios y los bronquiolos. Como los bebés y niños tienen estos dos conductos muy pequeños, se bloquean con mucha más facilidad así que les pueden generar problemas respiratorios graves entre los que se incluye la neumonía.

A partir del mes de noviembre y con la llegada de las frías temperaturas, los casos de VRS suben como la espuma. Sin embargo, en un 2020 lleno de mascarillas, de restricciones sociales y de geles hidroalcohólicos, se han desplomado los ingresos, según informa La Voz de Galicia.

El Hospital Álvaro Cunqueiro de Galicia aún no ha notificado ningún ingreso por este virus y según cuenta al medio de comunicación, deberían llevar entre 50 y 70, hasta el total de 300 ingresos que acumulan cada año entre los cuales, media docena llegan a las camas de las ucis.  

Las medidas anticovid reducen los casos de bronquiolitis

El VRS es un virus que se trasmite por gotas, o lo que es lo mismo, por contacto con las partículas de saliva que expulsamos cuando hablamos, tosemos o estornudamos. Por eso, todo apunta a que las medidas de prevención para la COVID-19 como las mascarillas, la higiene de manos y la distancia social, sirven también para mantener a raya a este otro patógeno que complica el invierno de los más pequeños.

Si bien es cierto que la bronquiolitis no se ha eliminado por completo porque sí que se han detectado algunos casos aislados, son pocos como para mantener al virus en circulación. Además, recordemos que en estos momentos en cuanto los padres notamos algún síntoma inusual en nuestros hijos dejamos de llevarles al colegio, evitando así la propagación del VRS u otros virus.

Así pues, podemos encontrar un efecto colateral beneficioso en las actuales medidas de higiene recomendadas e impuestas por el gobierno ante la crisis sanitaria originada por el coronavirus, al reducir la prevalencia de otras infecciones que comparten el mismo mecanismo de propagación. Y no podemos evitar preguntarnos algunas cuestiones: ¿Se instalaran en nuestras vidas una vez que acabe la pandemia algunas de estas medidas de prevención? ¿Llevaremos la mascarilla a partir de ahora siempre que tengamos uno de estos virus contagiosos?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo