Higiene infantil

Lavarse las manos evita infecciones

La mayoría de las enfermedades de los niños (infecciones respiratorias, de piel y boca; parásitos intestinales; gastroenteritis; etc.) se transmiten a través de las manos.

Lavarse las manos evita infecciones

Los niños que se lavan las manos a menudo enferman menos que los que no tienen este cuidado. Por eso los padres debemos inculcarles este hábito desde muy pequeños. Conviene que lo hagan no solo cuando las tienen sucias, sino también al llegar a casa, después de viajar en transporte público, antes de comer, tras ir al servicio o jugar con las mascota y, por supuesto, después de taparse la boca con la mano para estornudar o toser.

La transmisión se produce por contacto directo con una persona enferma o al tocar objetos que el enfermo ha manipulado, porque sus manos y las superficies que toca están contaminados con gérmenes (que pueden sobre vivir entre un minuto y medio y ocho horas).

Cómo hay que lavarse las manos

Para eliminar los virus y bacterias hay que lavarse las manos con agua y jabón. Primero se colocan debajo del grifo y se mojan, luego se enjabonan las palmas de las manos y se frotan entre sí, entrecruzando los dedos, hasta hacer espuma y, a continuación, se frotan el dorso de las manos, los dedos y las muñecas. Luego se aclaran todas las partes con abundante agua corriente hasta retirar la espuma y se secan con la toalla o simplemente dejándlas al aire.

Cuando no hay un lavabo cerca

Cuando no tenemos la posibilidad de usar un baño, podemos utilizar toallitas higiénicas impregnadas en alcohol o líquidos alcohólicos desinfectantes que se venden para estas ocasiones.

 

Etiquetas: educación, higiene infantil, padres, salud, salud niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS