Obesidad infantil

Los niños que no desayunan tienen más riesgo de sufrir obesidad

¿Sabías que, actualmente, tan solo un 2,8% de los niños consume de forma diaria un desayuno adecuado para su correcto desarrollo? Hacerlo mal o, directamente, dejar que no desayunen aumenta el riesgo de que sufran obesidad, incluso, en su etapa adulta.

obesidad
Fuente: onegen lab

De él dicen que es la comida más importante del día. Que para llevar una correcta alimentación hay que hacerlo ‘como los reyes’ y que debe incluir, al menos, una ración de lácteos, otra de cereales y otra de frutas (para que se considere adecuado y saludable). De lo que no cabe duda es que hay que tomarse muy en serio el desayuno. Más aún si hablamos del desayuno de los niños.

Pero, por desgracia, en la actualidad, son muchos los niños que desayunan, pero muy pocos los que lo hacen de manera adecuada. Al menos, así lo determinan los datos: aunque un 93% de los niños españoles desayuna de manera diaria (según el estudio ANIBES), el estudio ALADINO cuenta que solo un 2,8% lo hace de manera adecuada. Es decir, que solo ese pequeño porcentaje de niños incluye en la primera comida del día lácteos, cereales y frutas.

¿Qué desayunan los niños españoles? Casi la mitad, un lácteo (normalmente leche o yogurt) combinado, o con cereales de desayuno, o con galletas o con pan. Pero ni rastro de los otros dos grupos de alimentos recomendables. Además, también fallan en la cantidad de calorías que ingieren nada más empezar el día: la mayoría opta por alimentos de alto contenido calórico y baja densidad nutricional que solo aportan rasas, calorías y azúcar.

Un mal desayuno en la infancia, relacionado con más riesgo de obesidad

La revisión “Papel del desayuno y su calidad en la salud de los niños y adolescentes en España” ha determinado que los niños que no desayunan tienen un 43% más de riesgo de sufrir obesidad que aquellos que sí poseen este hábito, aunque no se sabe a ciencia cierta por qué está relacionado. “No se puede determinar si el desayuno es causa directa de efectos sobre el peso de los niños y adolescentes. Algunos estudios muestra que quienes saltan el desayuno también tienen hábitos alimentarios menos saludables en general y son más sedentarios, pudiendo explicar esto la relación entre peso y desayuno”, explica el doctor Luis Moreno Aznar, uno de los autores de la revisión.

Eso sí, ya el estudio ALADINO estableció una relación entre las dos variables: llegó a la conclusión de que el hábito de desayunar es menor en los niños con más peso.

Obesidad infantil: la otra gran pandemia

En España, el 40% de los niños y niñas de entre 6 y 9 años tiene sobre peso y obesidad, de acuerdo al estudio ALADINO 2019. Datos que, según la Sociedad Española de Obesidad, han empeorado en el último año: el porcentaje ha aumentado en un 5% después del confinamiento.

Según la misma fuente, las principales causas de este aumento son, entre otras, el sedentarismo, el cambio radical de estilo de vida, el descenso de actividades y también el empeoramiento de la alimentación.

¿Lo peor? El 88% de los padres de estos niños no son conscientes del sobrepeso que sufren sus hijos: muchos normalizan la patología achacando a la edad.

Toda esta vorágine de datos definen a la obesidad como la ‘otra pandemia’ de este año y demuestran que es necesario un cambio en la matriz para acabar con ello: “es importante que los pequeños de la casa vean que todos los miembros siguen hábitos saludables tanto en la alimentación como en la práctica de deporte”. Asegura Josep Pont, nutricionista de onegen lab, laboratorio que ha lanzado un nuevo test para descubrir las claves de esa obesidad infantil.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo