Primera visita al dentista

Los niños y su primera visita al dentista

Acudir al dentista durante la infancia es fundamental para cuidar y mantener la salud bucodental durante toda la vida y prevenir problemas futuros.

La edad en la que los niños deben hacer su primera visita al dentista es siempre un debate. Algunos dentistas recomiendan que la primera revisión sea a partir del primer año del niño. Otros, por el contrario, están a favor de que el niño sea más mayor y haya desarrollado su primera dentición. Es decir, cuando le hayan salido los dientes de leche (compuestos por 20 piezas). Este proceso suele durar hasta los tres años de edad.

Lo que es un hecho es que más del 20% de los menores de cuatro años presenta caries cuando va a ver al dentista por primera vez. Para evitarlo, el papel de los padres y su concienciación con respecto a la salud dental son primordiales. 

Es necesario fomentar una buena salud oral, educando en unos correctos hábitos de higiene bucodental. Ésta debe de ser supervisada siempre por los padres hasta los ocho años de edad aproximadamente. Durante los primeros años de vida, deberán ser los padres quienes mantengan una correcta higiene dental del pequeño. Para que sea llevado a cabo de la manera más efectiva posible, el niño debe asistir periódicamente a la consulta del dentista al menos una vez al año. De esta manera, se llevará un control personalizado en caso de que hubiese algún problema o patología en las encías o dientes.

Miedo y nervios

La primera visita del niño al dentista debe resultar lo más agradable posible. Muchos acuden con miedo y nervios ante el desconocimiento o los comentarios que han escuchado en casa y en el colegio.

Un truco muy eficaz para que los niños no pasen un mal rato en la primera toma de contacto con la consulta es llegar temprano a la cita para que puedan conocer el lugar y a los doctores, de modo que les vaya resultando familiar. También puede ayudar que lleven un juguete de casa para que estén más distraídos y relajados.

La actitud tranquilizadora de los padres será fundamental para una buena experiencia clínica. Los padres deben evitar el miedo de los niños al dentista desde casa. Para ello, se debe mantener una actitud positiva y tratando la situación como algo natural. Así se conseguirá que sea una situación menos estresante para ellos.

Los hábitos que aprendemos en la infancia nos acompañan a lo largo de nuestra vida. Debemos dar la importancia que se merece a la educación dental en los más pequeños de la casa. Una correcta higiene oral aprendida desde la infancia nos hará crecer valorando la salud dental y mantendrá sana nuestra sonrisa en el futuro.

Si desde pequeños los niños aprenden buenos hábitos de higiene dental, será mucho más sencillo que los mantengan hasta la edad adulta, evitando así muchos problemas de salud relacionados con la boca y los dientes que dependen en gran medida de una correcta higiene. Es fundamental que los niños vean que los adultos que están a su cuidado se preocupan de su propia higiene dental, ya que, en gran medida, imitan la conducta de los padres. Los hábitos que aprendemos en la infancia nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida. Debemos dar la importancia que se merece a la educación y a los hábitos de higiene bucodental de los más pequeños de la casa. Una correcta higiene oral aprendida desde la infancia nos hará crecer valorando la importancia de la salud dental y mantendrá sana y bonita nuestra sonrisa en el futuro.  

Artículo elaborado por los expertos de Propdental.

Continúa leyendo