La voz del experto

No, la leche de vaca no provoca mocos en tu hijo

Existe la creencia popular de que beber leche de vaca provoca mocos. Le consultamos al pediatra Dr. Antonio Redondo del Hospital Vithas Medimar Internacional para despejar dudas.

No, la leche de vaca no provoca mocos en tu hijo

Cuando algunos padres nos preguntan a los pediatras si beber leche de vaca les provoca tener mocos a sus hijos, mi primera reflexión se convierte en otros interrogantes ¿todas las personas que toman leche de vaca tienen mocos? ¿Todas las personas que tienen mocos beben leche de vaca? ¿Qué ocurre con los niños que han dejado de tener mocos y siguen tomando leche de vaca?

La edad infantil es la etapa en que la mucosidad nasal es más habitual; sobre todo entre el uno y los tres años de vida y coincidiendo, en muchas ocasiones, con el inicio de la escolarización y la asistencia a la guardería. Es el momento de empezar a convivir de una forma más intensa y habitual con los virus. Éstos tienen una especial predilección por la nariz, en donde unas células producen un moco que atrapa todo lo que entra y evita que las impurezas lleguen a los pulmones. El moco que está formado por agua casi en un 95% también ayuda a lubricar y limpiar la nariz y a humedecer el aire. Si, ese moco que es transparente y gotea de la nariz. Y no pasa nada. 

¿Qué evidencia científica hay detrás de la creencia de que la leche provoca mocos?

¿Qué dice la ciencia acerca de la relación entre la leche y los mocos? Tiramos de "jurisprudencia" en estudios científicos. El primer estudio que relaciona la leche (tanto de vaca como de soja) con la creación de mocos data de 1993. Lo cierto es que las personas investigadas aseguraron que había aumentado las secreciones pero no se estudió si la leche de vaca o la bebida vegetal de soja.  

Otro estudio, publicado por la revista Le Médecin de famille canadien, fue el resultado de padres de niños asmáticos que evitaban darles leche para no agravar el asma con la producción de mocos. La conclusión fue que en ausencia de datos continuarán con 2 raciones de leche (medio litro) a los niños de 2 a 8 años y 3-4 raciones (750 ml a 1 litro) a los niños de 9 a 13 años para ayudar a su desarrollo, incluso a los asmáticos.

En otro estudio de Med Hypotheses, del año 2010, se cuestiona si existía relación entre leche y mocos. En él, explican que se observa un aumento de mucosidad tras ingerir leche en el colon, pero son muchas las cuestiones que se dejan en el tintero, y aún están por probar.

Como se cuestiona el Dr. Antonio Redondo "¿tan grande es el problema que algún profesional decide, para empezar, retirar la leche de la alimentación de ese niño? Así de entrada, sin más. ¿Sabe lo que hace? ¿En qué información científica se basa? La evidencia científica transmite la enorme importancia de mantener durante la infancia una alimentación completa y variada, entre la cual está incluido el consumo de leche de vaca o sus derivados, salvo en los casos demostrados de alergia a ésta. Y esta alimentación saludable no sólo para los mocos, también para la obesidad, la desnutrición, la anorexia…" 

Y estudios fiables sobre la mala prensa de la leche sobre los mocos, el pediatra reflexiona "¿se trata de una moda, una leyenda urbana, una forma de vida, una filosofía…? No hay que jugarse a salud de los niños. Ante cualquier patología, lo que procede es realizar, primero, un diagnóstico concreto para, después, poner el tratamiento oportuno; claro todo basado en datos científicos y con los pies en el suelo".

Asesor: Dr. Antonio Redondo del Hospital Vithas Medimar Internacional 

CONTINÚA LEYENDO