Vacunas

Brote de paperas en Navarra, ¿aunque estén vacunados?

Las paperas se previene con la vacuna triple vírica, pero a veces se producen brotes entre los niños, como ocurre ahora mismo en Navarra. ¿Por qué pasa esto? ¿Es siempre efectiva esta vacuna?

¿Es malo vacunar a los niños?

La parotiditis epidémica, conocida popularmente como las paperas, es una infección vírica contagiosa que afecta principalmente a las glándulas que fabrican la saliva, que se inflaman y duelen. Las más grandes de estas glándulas, las parótidas, están justo delante de las orejas y se extienden algo hacia abajo; hay también otras situadas debajo de la mandíbula.

Suele ser una enfermedad leve y no deja secuelas, pero en ocasiones puede complicarse con una meningitis de características benignas o con inflamación del páncreas o de los testículos. La afectación de los órganos sexuales sólo de forma excepcional produce esterilidad. Antes, cuando no había vacuna, era también causa de sordera unilateral permanente.

La vacuna contra las paperas

La vacuna contra las paperas, llamada triple vírica (sarampión, paperas y rubéola), se administra en dos dosis, a partir de los 12 meses, y se completa con una segunda dosis entre los dos y los cuatro años. La vacunación universal es la única forma de protegerse frente a esta enfermedad.

La vacuna de las paperas no se fabrica como preparado individual y únicamente se encuentra formando parte de la vacuna conocida como triple vírica (SRP), asociada a los componentes del sarampión y la rubeola.

La triple vírica es una vacuna de virus vivos debilitados (atenuados) en el laboratorio, de forma que no provocan enfermedad pero sí una respuesta defensiva en quien la recibe y además de larga duración (memoria inmunológica).

El componente de la parotiditis no siempre ha sido suficientemente eficaz, lo que ha hecho necesario realizar campañas de revacunación selectiva en el pasado.

Los efectos adversos de la vacuna son poco frecuentes y leves. Al estar incluida en la vacuna combinada triple vírica deben ser tenidas también en cuenta otras reacciones secundarias debidas a los otros componentes, como fiebre moderada con o sin sarpullido entre 5 y 15 días después de la vacunación. También, aunque raramente, se han encontrado casos de alteración transitoria de la coagulación (descenso de las plaquetas) o hinchazón de una articulación.

Está claramente demostrado que no hay ninguna relación entre la vacunación con triple vírica y el autismo infantil.

¿Por qué no se han erradicado las paperas?

Esta vacuna no ha evitado que cada año se produzcan brotes de parotiditis infecciosa, sobre todo, en primavera y otoño. ¿Por qué? La razón es que un pequeño porcentaje de niños no está inmunizado, bien porque le han puesto alguna dosis de una cepa del virus Rubini, de laboratorios Berna, que produce pocas defensas.

¿Qué niños pueden contraer paperas?

Por supuesto, los pequeños de cualquier edad que no están vacunados; los adolescentes que están mal vacunados; los adolescentes que están mal vacunados, porque a partir de los 14 años comienzan a bajar las defensas que produce la triple vírica; y los que están bien vacunados pero han recibido alguna dosis de los laboratorios Berna.

¿Qué medidas hay que tomar?

Si el niño es pequeño y aún no tiene la vacuna, lo correcto es completar la vacunación con las tres dosis: a los dos, tres y cuatro años. Si es mayor de cuatro años, mira su cartilla, verás cuántas dosis ha recibido y de qué laboratorio eran. En caso de que le falte una o de que alguna de las dosis que recibió fuera de los laboratorios Berna, consulta con su médico. Puede que necesite una dosis de refuerzo.

 

Asesores: Dr. Florencio de Santiago y Asociación Española de Pediatría

 

Etiquetas: niño

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS