Máxima precaución

Los peligros reales de las pilas en los niños

Todas las pilas pueden provocar quemaduras en el tubo digestivo de los pequeños en caso de tragárselas, si bien los expertos inciden especialmente en las pilas de botón como las peligrosas de todas.

Foto: iStock
Foto: iStock

“Las pilas y niños no son una buena combinación, sobre todo las de botón”, aseguran los pediatras y divulgadores Elena Blanco y Gonzalo Oñoro, más conocidos como Dos pediatras en casa. A continuación profundizamos en cuáles son los peligros reales de estos objetos si los dejamos al alcance de los niños. 

Cuando pensamos en un niño tragando un objeto que no debe pensamos inmediatamente en el riesgo de ahogamiento, el cual también existe con las pilas, por supuesto. Pero la gran diferencia entre las pilas y otros objetos de tamaño similar que los niños se pueden tragar como es el caso de las monedas, por ejemplo, es que “las pilas, al estar cargadas de electricidad, pueden provocar quemaduras en el tubo digestivo, incluso llegando a provocar una peritonitis si esa quemadura acaba con una perforación intestinal”, advierten los doctores Blanco y Oñoro. 

Todas las pilas son peligrosas para los niños por este motivo. Sin excepción. En cambio, los expertos ponen el foco sobre todo en las pilas de botón porque “son las más peligrosas ya que son pequeñas y fáciles de ingerir, pero además, al ser planas, es mucho más probable que provoquen las quemaduras a las que hacíamos referencia”, indican los dos pediatras, que explican además que en caso de que se detecte que el niño o niña se ha tragado una pila, “es una indicación absoluta para su extracción inmediata, a diferencia de las monedas donde se espera a que salgan con las heces”, concluyen. 

Recomendaciones del Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones Infantiles

Uno de los organismos oficiales especializados en salud infantil y lesiones que debemos tener pediatras y padres siempre en cuenta es el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones Infantiles de la Asociación Española de Pediatría. 

Dicho organismo advierte también del peligro real para la salud de los más pequeños que suponen las pilas en caso de tenerlas a su alcance, de ahí que insista en las siguientes recomendaciones para evitar a toda costa que se produzca un accidente con ellas:  

  • Mantener fuera del alcance de los niños las pilas de botón y los objetos que las contienen, como por ejemplo los mandos a distancia o algunos juguetes.
  • Vigilar que la tapa de las baterías esté debidamente cerrada y, en caso de que esté estropeada o rota, asegurarse de que quede correctamente cerrada (por ejemplo, con una cinta adhesiva resistente). Los doctores Blanco y Oñoro recomiendan en el caso concreto de los juguetes con pilas asegurarse de que los tornillos que sujetan la tapa que protege las pilas no se pierdan y estén siempre bien apretados. “Revisad los juguetes electrónicos que tenéis en casa antes de que suceda un disgusto”, aconsejan.
  • No dejar ninguna pila de botón, incluyendo las usadas y reciclables, sueltas en cualquier superficie. Esto es demasiado habitual cuando en casa las tenemos que cambiar y al hacerlo las dejamos en una estantería o mueble para tirarlas después y nos olvidamos de ellas ahí, a la altura de cualquiera. Cuidado con esto.
  • No dejar que los niños jueguen con las pilas de botón. Es una perogrullada pero conviene dejarles muy claro desde muy pequeños que las pilas son muy peligrosas y que por eso no deben jugar con ellas. 
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo