Los peligros del silicagel en niños

Este compuesto químico en forma de bolitas pequeñas viene en bolsitas dentro de muchos artículos de consumo habitual, entre ellos cajas de juguetes.

Por silicagel o gel de sílice se conoce al material compuesto por dióxido de sílice (SiO2) que se utiliza por su alta capacidad absorbente. Te sonará porque suele venir en bolsitas pequeñas dentro de muchos productos, algunos de ellos juguetes, para atrapar la humedad y que el artículo se conserve en buen estado. Si alguna vez has cogido una de estas bolsitas, te habrá llamado la atención que en ellas suele poner una advertencia en grande que dice “No ingerir”.

El gel de sílice es una sustancia química, pero esto no quiere decir que sea tóxica su ingesta… salvo excepciones. Documentos fiables como el Manual de intoxicaciones en Pediatría de Santiago Mintegi, avalado por la Asociación Española de Pediatría (AEP) y la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría, lo cataloga como material no tóxico. Esto es así porque es sometido a procesos químicos (polimerización) que reducen su capacidad de envenenamiento.

Sin embargo, hay un matiz importante a tener en cuenta porque el silicagel sí puede ser tóxico si se consume en grandes cantidades. Es prácticamente imposible que así sea, ya que estamos hablando de varias bolsas de este material cuando no suelen venir más de una por producto, de manera que es muy complicado que los niños y niñas accedan a la cantidad necesaria para que el riesgo de intoxicación exista. Pero como no es imposible, debemos advertir sobre ello. Así lo hace el texto citado anteriormente y también el artículo divulgativo difundido por la AEP titulado Intoxicaciones, que está firmado por Lidia Martínez Sánchez y Santiago Mintegi Raso, profesionales del Servicio de Urgencias del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y del Servicio de Urgencias de Pediatría del Hospital Universitario Cruces de Vizcaya respectivamente. 

Cómo actuar en caso de que un niño lo ingiera

Por lo tanto, sabiendo que el peligro del gel de sílice es relativo, no hace falta que salgáis corriendo a urgencias si descubrís que vuestro hijo o hija lo ha ingerido salvo que notéis que el menor presenta dificultad respiratoria. Todo dependerá de la cantidad que haya tratado, y para tener una idea aproximada basta con ver cuántas bolsas del producto tiene a su alrededor abiertas. Ni siquiera es necesario que os pongáis en contacto con vuestro pediatra a distancia a excepción de que penséis que el niño o niña ha tomado muchísimas bolitas de este compuesto químico no tóxico. Tampoco le forcéis el vomito, por favor.

Eso sí, una cosa no quita la otra, así que de la misma manera que reducimos el nivel de alerta con este producto tan habitual en bienes materiales de uso diario, también recalcamos que es aconsejable no permitir que los niños y niñas entren en contacto con el silicagel. Sobre todo por la forma del compuesto, unas bolitas pequeñas que pueden generar un problema respiratorio. Nada que no pueda hacer, por otra parte, cualquier objeto pequeño, de ahí que debas vigilar que no entren en contacto los peques con el gel de sílice igual que no lo hacen con cualquier otro elemento de tamaño reducido. Por su seguridad. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo