El protector solar, básico

¡Protege a los niños del sol!

La exposición al sol es beneficiosa para todos pero no hay que confundirla con la sobreexposición solar que ocasiona problemas de salud, especialmente a los más pequeños de la casa. Toma nota de todas estas recomendaciones y cuida la piel de tus hijos.

¿Qué problemas puede ocasionar un exceso de sol?

La exposición al sol es beneficiosa y necesaria para todo el mundo ya que estimula la síntesis de vitamina D, favorece la circulación sanguínea y actúa en el tratamiento de algunos problemas de piel. Sin embargo, una sobreexposición en la intensidad y el tiempo que pasamos al aire libre en verano puede ocasionar una serie problemas para la piel y la salud en general.

¿Qué problemas puede ocasionar un exceso de sol?

Si no protegemos la piel frente al sol, además de las típicas quemaduras, especialmente en la de nuestros hijos, la sobreexposición solar puede provocar la aparición de manchas, arrugas, cataratas, cáncer cutáneo...
La aparición del cáncer de piel se relaciona, pues, con la exposición a los rayos solares durante períodos de tiempo largos y con exposiciones intermitentes e intensas.

Consejos para proteger la piel

La Asociación Española de Pediatría y Atención Primaria (AEPap) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) nos dan estos consejos para proteger la piel del sol:

  • Es importante usar un fotoprotector solar del factor 15 durante los 18 primeros años de vida. Esta sencilla medida puede reducir hasta un 78 por ciento el riesgo de padecer un cáncer de piel.
  • Evita exponer a los niños al sol entre las 12 y las 17 horas.
  • Si nuestros hijos tienen la piel clara, son pelirrojos, tienen los ojos claros… Deben usar cremas o lociones fotoprotectoras de un factor de protección mayor al 15.
  • Siempre se debe aplicar el fotoprotector 30 minutos antes de salir de casa y hay que renovar frecuentemente su aplicación cada dos horas.
  • En los lugares donde más sol haya, es importante usar gorras o sombreros anchos y gafas de sol con cristales homologados.

 

¿Y después de tomar el sol?

Tras una jornada de playa o piscina con una gran exposición al sol es recomendable usar lociones hidratantes y calmantes para reducir la agresión solar.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS