Cómo actuar

Por qué lo primero que hacer en caso de atragantamiento de un niño no es la maniobra de heimlich

Si la víctima está consciente, antes de empezar la famosa y vital maniobra de auxilio es aconsejable animar al menor a que tosa.

Hace relativamente poco tiempo, se hizo viral un vídeo que mostraba a un niño que solicitaba la ayuda urgente de su profesora porque se había atragantado con un cuerpo extraño procedente de una botella de plástico al beber de esta. La profesora, que mantiene la calma, le aplica la maniobra de Heimlich para liberar sus vías respiratorias y, afortunadamente, lo consigue, ya que el niño parece que traga el objeto y comienza a respirar con normalidad de nuevo.

Pese al final feliz de la historia, y poniendo en valor la actitud y reacción de la docente que auxilia a su alumno en una situación de emergencia, el intensivista pediátrico del Hospital Infantil Niño Jesús, escritor y divulgador médico en redes sociales, Alberto García-Salido, utilizó como recurso el vídeo en cuestión para explicar por qué la maniobra de Heimlich no es lo primero que debemos hacer si nos encontramos con un niño o niña que se ha atragantado con un cuerpo extraño. “Creo que vídeos como este pueden servir para destacar qué es lo que nos enseña y qué es lo que se puede mejorar”, dice el médico.

Utilizando como base las imágenes de este caso real, García-Salido advierte de que “En niños es raro presenciar el atragantamiento, sobre todo en los más pequeños. Muchas veces los padres cuentan "tos tras estar jugando" o "estaba comiendo y se puso a toser”. El intensivista pediátrico valora como “lógica” la primera reacción del niño, que se pone nervioso. Pero esto no le impide pedir ayuda rápido. “Eso es clave. Va a buscar a su profesora. El crío mantiene la conciencia y es capaz de hacer lo que necesita: buscar ayuda”, apunta.

Aunque la reacción es fundamental para auxiliarle con éxito, sea más rápida o más lenta la petición de ayuda o la detección del a tratamiento, Alberto García-Salido incide en que “Ante un niño con sospecha de atragantamiento, si está consciente, lo que debemos hacer es animarles a toser o dejarles toser”, asegura. “No hay que hacer Heimlich ni dar golpes. La tos es el mejor golpe posible. Sé que no es fácil. Sé que no es lo que se hace en el vídeo. Por eso lo comento”, añade.

Durante este proceso recomienda tener en brazos a los niños si es necesario y dejarles toser. “Tocarles puede hacer que empeore la cosa. Pedimos ayuda y estamos atentos. Es lo que se debe hacer porque es lo más seguro para el crío”, dice. Tampoco debemos meter los dedos en boca. “Golpear o hacer un Heimlich puede hacer que el cuerpo extraño se desplace y obstruya la vía aérea por completo”, continúa García-Salido. 

Solo en caso de que la tos no funcione como remedio de urgencia se debe proceder a sustituir por “golpes en la espalda y la maniobra de Heimlich”. Para ello, a excepción de en los niños menores de un año, en los que se debe aplicar la maniobra de una manera distinta, se ha de aplicar la siguiente secuencia, según el médico y divulgador: cinco golpes y realizar cinco compresiones abdominales. “Sustituimos la tos (golpe "natural") por golpes externos”, explica. Si no funciona, se pide ayuda y se debe pedir ayuda e “iniciar la reanimación cardiopulmonar. No más golpes ni Heimlich, a reanimar”, señala. El motivo, concluye, es que “la RCP básica busca lograr que pase aire a los pulmones y, si hay suerte con el masaje, hasta se mueva un poco el cuerpo extraño”. 

Alberto García-Salido adjunta la prueba de su recomendación, un documento explicativo del Consejo Europeo de Resucitación en el que se condensa paso por paso lo que él expone en su hilo de Twitter. En este documento se detalla, además, qué hacer en caso de que el niño o niña sí esté inconsciente por un atragantamiento con un cuerpo extraño: directamente, como primer paso, la RCP: “Abra la vía aérea e intente 5 respiraciones de rescate y continúe con el Soporte Vital Básico”. Antes, hay que llamar a emergencias y nunca hacer un barrido con los dedos dentro de la boca del menor “a ciegas”. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo