Salud infantil

Ya ha cumplido un año: ¿debe seguir yendo al pediatra?

Durante el primer año de vida del bebé todos los padres cumplimos a rajatabla las revisiones marcadas por el pediatra. ¿Por qué a partir de los 12 meses nos relajamos? El seguimiento médico continuado sigue siendo igual de importante.

Ya ha cumplido un año: ¿debe seguir yendo al pediatra?

Los pediatras aconsejan no bajar la guardia. Seguir las revisiones y vigilar atentamente el desarrollo del niño de los 12 a los 24 meses es la mejor forma de controlar su correcta evolución y prevenir problemas futuros. Entre elprimer y el segundo año de vida, nuestro hijo evoluciona de bebé a niño. Se trata de una etapa llena de desafíos y sorpresas en la que surgen nuevos interrogantes respecto al cuidado del pequeño.

 

¿Con qué frecuencia hay que ir al pediatra?

Cumplido el año, lo recomendable es visitar al pediatra cada tres meses: a los 12, a los 15, a los 18 y a los 21 meses. A partir de los dos años basta con ir una vez cada seis meses y, cuando cumpla tres, las visitas se reducirán a la administración de las vacunas, a menos que el pediatra indique otra cosa.

 

¿Por qué son imprescindibles las revisiones?

  • En las visitas rutinarias, al margen de las consultas que se hacen cuando el niño está enfermo, el médico puede detectar cualquier alteración en la salud del bebé, realizar un diagnóstico precoz y tratar el problema antes de que haya complicaciones.
  • Controla que el crecimiento y desarrollo del pequeño sean óptimos, y nos asesora sobre cómo tratar a nuestro hijo y cómo evitar accidentes.

 

¿Qué pruebas realiza el pediatra?

  • Una revisión física completa para evaluar la relación entre el peso y la talla, y determinar así el estado nutricional del niño.
  • Medirá el perímetro de su cráneo y hará una revisión de su tórax para escuchar la respiración y el corazón.
  • Explorará sus órganos internos con una simple palpación y revisará sus huesos, especialmente la columna vertebral, con el fin de detectar cualquier desviación (es el mejor momento para corregirlas).
  • Comprobará sus movimientos y reflejos para evaluar si el sistema nervioso está maduro.
  • Si detecta cualquier anomalía, derivará al niño a la consulta de otros especialistas.
  • Escuchará los miedos, dudas e inquietudes de los padres. Los padres son el mejor pulsímetro de la salud de su bebé en el día a día y los que pueden detectar algún problema motriz, un trastorno del habla, una alergia al gluten, etc.

Vacunas

Estas consultas pediátricas son también fundamentales para llevar un correcto calendario de vacunaciones. Las vacunas son el mecanismo de prevención de enfermedades propias de la infancia más rentable de los países desarrollados. Las que reciba el bebé durante los dos primeros años de vida le protegerán de nueve enfermedades: difteria, tétanos, tos ferina, poliomelitis, sarampión, rubéola, paperas, hepatitis B y haemophilus influenzae B, meningitis C y las causadas por el neumococo.

 

  • Los padres transmiten sin querer lo que sienten ellos mismos. Es fundamental estar tranquilos para que nuestros hijos también lo estén.
  • Conviene llevar algún juguete para que el pequeño se entretenga en la sala de espera: lápices de colores, un cuento, su peluche favorito…
  • Es importante decir la verdad para no crear desconfianza (aunque el niño aún sea pequeño y no lo entienda del todo). Es preferible advertirle con un "te va a doler un poquito pero se te va a pasar enseguida", que asegurarle que no va a sentir nada y que después le duela. Engañarle y decirle que vamos al parque en vez de al médico le generará desconfianza.
  • Tampoco es bueno amenazarle con frases como: "si no comes se lo voy a decir al doctor y te va a pinchar". Este tipo de "razones" lo único que hacen es aumentar su temor.
  • El pediatra debe cuidar mucho el trato con el niño y ser amable. Es importante que le explique las cosas que le va a hacer y procure que no le duela. En los casos inevitables, como una inyección, se puede distraer su atención en el momento del pinchazo y luego jalear su valentía

 

Asesores: Dra. Beatriz Pérez Gorricho, responsable de la Unidad de Medicina Preventiva del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid. Natalie Lainsa, psicóloga infantil.

Etiquetas: 1 año, 2 años, enfermedades, pediatra, salud, salud niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS