Cambio de hora

Sueño infantil: cómo gestionar el cambio de hora

Para los bebés y los niños pequeños, los cambios de hora pueden generar problemas de adaptación, desde alteraciones del sueño hasta cambios en el estado de ánimo como irritabilidad, apatía o excitación. Amelia Hunter, Sleep Consultant Certificada, nos da las claves:

También te puede interesar: Consejos para dormir mejor con el cambio de hora
Sueño infantil: cómo gestionar el cambio de hora

El horario de verano llega a España el último fin de semana de marzo. Es el  cambio de hora más temido: la madrugada del domingo toca avanzar el reloj una hora, una hora menos que dormimos. La llegada del horario de verano tiene los mismos efectos en adultos y en niños. La diferencia es que un adulto es capaz de volver a regular su cuerpo, pero un bebé necesita ayuda para restablecer sus hábitos y dormir de nuevo lo que necesita.

Amelia Hunter, Sleep Consultant Certificada, aconseja actuar con antelación al cambio para evitar las consecuencias de que bebés y niños tengan varios días de falta de sueño: hipercansancio, irritabilidad, mal humor e, incluso, excitación. Así, su principal consejo es ir adaptando a los más pequeños de la casa para que el cambio de hora no altere sus horas de  sueño y su descanso.

En el caso del cambio al horario de verano, hay que tener en cuenta que se pierde una hora de sueño. El truco está en adelantar la hora de despertarse, de las siestas y la hora de acostarse unos 10-15 minutos cada dos días. Eso sí, siguiendo siempre las rutinas de sueño que tengamos establecidas en casa. Se puede empezar alrededor de una semana antes del cambio con un ajuste gradual en las rutinas para dormir.

No hay que olvidar que tanto los  bebés como los niños se sienten más seguros si actuamos con cierta predictibilidad. Se trata de seguir siempre un mismo orden en sus pautas: cena, baño, cuento y a la cama.

Recomendaciones sobre el sueño para los padres

Además de mucha paciencia, les recomiendo sobre todo actuar con antelación al cambio para evitar las consecuencias de que tanto bebés como niños tengan varios días de falta de sueño.

Además, como siempre les digo a las familias con las que trabajo: la clave de todo es seguir unos horarios con consistencia y coherencia.

Sin embargo, hay muchos casos en los que no se ha tenido tiempo de actuar con antelación. “Si no has tenido tiempo para para adelantarte y preparar a tu hijo antes de la llegada del horario de verano, te recomiendo que durante una semana le acuestes un poco más tarde de manera gradual a medida que pasan los días”, afirma.

Más información: Amelia Hunter

Etiquetas: aprender a dormir, cómo dormir al bebé, desarrollo infantil, dormir al bebé, problemas de sueño, sueño, sueño del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS