Vídeo de la semana

Juguetes

Uno de cada cuatro juguetes infantiles podría contener químicos, según un estudio

Un estudio recién publicado en la revista Environment International ha encontrado evidencia de restos de químicos en uno de cada cuatro juguetes infantiles. Los autores recomiendan evitar al máximo los juguetes de plástico y establecer una buena ventilación diaria en la habitación de los peques.

juguetes
Fuente: Pixabay

Si algo está claro es que todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Pero, a veces, aunque creemos que les estamos ofreciendo lo mejor, lo cierto es que estamos haciendo un flaco favor a su salud.

Caso práctico: la hora de elegir juguetes infantiles. Por suerte, son cada vez más familias las concienciadas con el medio ambiente y con la toxicidad que pueden producir según qué materiales y eligen, de antemano, juguetes sostenibles y fabricados con materiales naturales. Hablamos, entre otros, de los juguetes de madera.

Pero, pese a que esta es una costumbre cada vez más al alza, lo cierto es que en la actualidad la gran mayoría de juguetes con los que se entretienen nuestros hijos están fabricados, total o parcialmente, con plástico.

Aunque no existe un marco común a todos los países que regule las sustancias que deben ser prohibidas en la fabricación de juguetes por su nocividad, lo cierto es que existen regulaciones que prohíben sustancias con propiedades nocivas conocidas, como es el caso de los ftalatos, pero no van mucho más allá.

Químicos nocivos en uno de cada cuatro juguetes infantiles

Ya os hemos hablado de los peligros que puede suponer y ahora la ciencia nos da la razón. “De las 419 sustancias químicas que utilizadas en los juguetes para niños, identificamos 126 sustancias que pueden dañar la salud de los niños a través de efectos cancerosos o no cancerosos, incluidos en 31 plastificantes, 18 retardadores de llama y 8 fragancias”. Esta es la principal conclusión a la que llegan investigadores de la Universidad Técnica de Dinamarca, la Universidad de Michigan y el Programa de la ONU para el Medio Ambiente en un estudio publicado en la revista Environment International.

¿El objetivo del mismo? Precisamente, analizar los materiales de los que están hechos los juguetes infantiles en busca de tóxicos para su salud que deberían ser regulados por las autoridades competentes. Los resultados, tal y como afirman, son cuanto menos sorprendentes.

Para llevar a cabo el estudio, los expertos recopilaron cuáles son las sustancias químicas que están presentes en todos los  tipos de juguetes de plástico, en qué cantidad, cuál es su función dentro del juguete (para saber si se puede prescindir o no de ella) y, con todo eso, hicieron una relación del tiempo que pasan los peques con los juguetes y si estarían o no expuestos a niveles tóxicos para su salud de esas sustancias.

Encontraron, como hemos relatado más arriba, que existen 126 sustancias químicas presentes en los juguetes que pueden perjudicar la salud de nuestros niños. ¿En qué sentido? En que se están exponiendo a dosis más altas de las recomendadas por las autoridades y, por tanto, el riesgo de cáncer es real.

Los juguetes de plástico blando, los más afectados

“Los plásticos blandos provocan mayor exposición a ciertas sustancias químicas nocivas, así como a la inhalación de estas sustancias que están en los juguetes en la habitación”, explica Peter Fantke, el investigador principal del estudio.

Además, un dato relevante que extraemos del estudio es que son los niños occidentales los que más juguetes de plástico utilizan. Para hacer las estimaciones pertinentes, los autores del estudio estimaron que cada año entran 18,3 kg de juguetes de plástico nuevos en cada casa de cada niño occidental. Por lo tanto, cabe añadir que esta exposición a sustancias nocivas está más presente en niños de occidente.

No es, sin embargo, la única investigación que pone en jaque la seguridad de los juguetes hechos de plástico. Sin ir más lejos, el caso de esta madre sirvió para demostrar que los juguetes que utilizamos con nuestros peques en el baño guardan en su interior restos de suciedad que pueden irritar su piel y sus mucosas.

Alternativas respetuosas

“Se necesitan nuevas químicas y opciones de mitigación para combatir la lamentable sustitución e identificar sustancias fundamentalmente más seguras en los juguetes y en otros lugares”, afirma el estudio.

Además, se hacen eco de la teoría que habla de que mayor cantidad de juguetes no es igual a mayor calidad del juego si no que, al contrario, puede perjudicarlo. “Menos juguetes pueden ayudar a los niños pequeños a concentrarse mejor y jugar de manera más creativa”, afirman.

También se refieren a la utilización de materiales más sostenibles a la hora de fabricar juguetes, como la cada vez más creciente tendencia hacia los juguetes de madera y hechos con materiales reciclados y sostenibles como estos que encontrarás en esta galería.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo