Atragantamientos

atragamiento

El comportamiento de un niño es imprevisible. Debemos estar preparados para hacer frente a una emergencia, dentro o fuera del hogar.

Por increíble que parezca, basta un mínimo descuido para que el niño se lleve a la boca todo tipo de objetos: desde un botón, una moneda o un fruto seco hasta una pieza de cualquier juguete.

Por eso, no debemos bajar la guardia ni un instante y vigilar que no haya ningún objeto peligroso a su alcance. Cuando se ingiere, el cuerpo extraño puede dirigirse a las vías respiratorias o a las digestivas. En las primeras provocará el reflejo de la tos hasta que se expulse. Si no es así, lo más probable es que se deslice solo (habrá que observar las heces hasta que se elimine).

El mayor riesgo lo provocan objetos puntiagudos o aquellos que se incrustan en la tráquea o laringe y provocan bloqueo en la vía respiratoria. Es preciso actuar con serenidad y premura para expulsar el cuerpo extraño.

Las medidas de primeros auxilios que se practican en estos primeros momentos son esenciales y van a marcar el pronóstico de lo que después harán en un centro médico.

- No se debe intentar sacar el objeto con el dedo si éste no se ve, pues sólo conseguiríamos introducirlo aún más.

- Cuando el pequeño es menor de doce meses, la medida más eficaz consiste en colocarle bocabajo apoyado en nuestro antebrazo, procurando que la cabeza quede más baja que el resto del cuerpo. La boca debe permanecer abierta y le sujetaremos con la mano la barbilla. Cinco palmaditas sobre los omóplatos le ayudarán a toser. Al mismo tiempo, con la otra mano aplicaremos cinco compresiones torácicas, rápidas y fuertes, en el tercio medio del esternón. Si esta medida no resultara eficaz, habría que dar la vuelta al bebé y colocarlo sobre el antebrazo mirando hacia arriba y sujetando el cuello con una mano. Con la otra, se aplicarán las compresiones torácicas externas. Se pueden repetir las palmadas varias veces hasta que respire. Hay que controlar los signos vitales y, si es preciso, practicarle la respiración boca a boca.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS