Convulsiones febriles

Convulsiones febriles

Aunque resulten estremecedoras, no son peligrosas. Evidentemente, la causa de este tipo de convulsiones es una fiebre, producida por una infección, como reacción a una vacuna, por un golpe de calor o por una deshidratación.

Las convulsiones febriles se manifiestan en forma de cosquilleo o sacudida repentina en alguna parte de su cuerpo, sobre todo en las extremidades. Al niño se le quedan los ojos en blanco durante un tiempo que varía de unos segundos hasta diez minutos. Si es más grave, grita y puede llegar a perder la conciencia y el control sobre las funciones de su cuerpo. Cuando se recupere, seguramente se sentirá desconcertado y somnoliento. Esta sacudida involuntaria de los músculos tiene su origen en el cerebro, debido a una inmadurez del centro regulador de la temperatura.

¿Cómo actuar?
Debemos permanecer en todo momento junto a nuestro hijo. Si se queda inconsciente, tenemos que sujetarle para que no se caiga y colocarle con la cabeza ligeramente echada hacia atrás para mantener abiertas las vías respiratorias, una pierna doblada en ángulo recto y la otra estirada, la mano del lado que la pierna flexionada debajo de su mejilla, y el brazo contrario formando ángulo recto con el cuerpo. Mientras dure su estado de agitación, impediremos que pueda lastimarse. En caso de que le suba la temperatura, habrá que despojarle de alguna ropa y aplicarle toallitas húmedas. Las convulsiones por fiebre no dejan secuelas y el riesgo de recaída depende de la edad.

Cómo evitar que suba su temperatura
El exceso de calor, el ambiente contaminado, el tabaco, la sequedad que provocan las calefacciones... perjudican el estado del niño. En caso de que aparezcan unas décimas de fiebre, conviene actuar con celeridad para evitar que su temperatura suba más. En primer lugar, se administrará al niño la medicación adecuada (Apiretal, Dalsy...). A continuación, conviene darle un baño en agua tibia, y quitarle las prendas que más le abriguen.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS