Deposiciones

Deposiciones

La caca del lactante permite controlar su estado de salud y averiguar si su alimentación es correcta.

Pero no conviene obsesionarse, pues el aspecto de sus deposiciones así como la cantidad varían a menudo, sin que ello implique peligro. A veces adquieren, por ejemplo, una tonalidad verdosa que no tiene mayor importancia. Aunque sean parecidas a las heces típicas de la diarrea (que también suelen ser verdes), la causa puede estar en un repentino cambio de dieta o de leche.

Lo normal, si el bebé es amamantado, es que sus caquitas presenten un tono amarillento y una consistencia pastosa. Su olor, color y textura se intensifican cuando se produce el tránsito del pecho al biberón. En caso de que sus heces sean muy blandas, muy negras o amarillentas y muy acuosas, conviene recurrir al consejo médico.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS