Destete

Destete

No existe ninguna pauta que determine cuándo el bebé dejará de mamar y se nutrirá por otros medios. Es una decisión exclusiva de la madre.

Los pediatras insisten en que la mejor alimentación que un niño puede recibir durante los primeros meses de vida es la leche materna, y la Organización Mundial de la Salud recomienda amamantar durante al menos dos años. Lo importante es saber que el destete es un momento delicado y no debe producirse de modo brusco, para no perjudicar ni al bebé ni a la madre. El pecho supone una fuente de alimento, pero también de cariño y de contacto físico inigualable, por lo que habrá que proporcionárselo de otros modos. Por circunstancias personales o laborales, la mayoría de las madres deciden acelerar el destete. Lo prudente es que esta decisión no coincida con la llegada de un hermano, la entrada en la guardería, la incorporación de la madre al trabajo, una situación de inestabilidad familiar... Para que la transición del pecho al biberón o a la cuchara no sea traumática, lo mejor es comenzar sustituyendo una toma por un biberón y observar cómo lo acepta. Después de una semana, eliminaremos otra toma. Se aconseja que los biberones no sean consecutivos, aunque a veces el horario familiar lo exige así. A partir de la tercera semana se siguen suprimiendo las tomas de modo progresivo, sin prisas y con paciencia, hasta completar el destete. Si rechaza el biberón, es mejor no insistir e intentarlo en otro momento. En ocasiones, la madre prefiere un destete parcial. Es decir, recurrir al biberón sólo mientras ella esté ausente y continuar amamantando cuando le sea posible. Los dos mayores riesgos de un destete brusco son molestias digestivas en el bebé y mastitis en la madre. Si el pecho se retira en pocos días, con frecuencia se produce hinchazón y tensión en las mamas. Cuando estas molestias son intensas, lo mejor es consultar con el ginecólogo, quien recetará un tratamiento farmacológico específico. También resulta eficaz ofrecer una pequeña toma al bebé o extraer la leche con ayuda de un sacaleche.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS