Dislexia

Dislexia

Es la incapacidad aislada para leer normalmente en un niño que posee las restantes aptitudes intelectuales. Se calcula que la dislexia afecta a un tres por ciento de la población.

El perfil del disléxico es, por lo general, un niño inteligente que trata de seguir las instrucciones, de concentrarse y de tener buen comportamiento en la casa y la escuela, pero a menudo le cuesta permanecer quieto, prestar atención y dominar las tareas escolares. Si el problema no se detecta a tiempo, tiende a aumentar y a complicarse. Además, el escolar que trata de aprender con gran esfuerzo se frustra progresivamente y desarrolla problemas emocionales, como falta de autoestima. No se debe a un defecto en los ojos, pero es indispensable confirmar la agudeza visual.El diagnóstico exige la colaboración del psiquiatra o psicólogo infantil con los padres y con los educadores y personal de la escuela, para detectar la razón de la dificultad en su aprendizaje. Las soluciones más habituales son la terapia académica, ocupacional o del habla y otras medidas para fortalecer la confianza, el habla y la lectura.Los síntomas derivados de la dislexia y que alertan a los padres no siempre hay que achacarlos al propio trastorno, sino que pueden ser una consecuencia más del retraso escolar que supone padecerla. Conviene conocer los más comunes: Dificultad para atender o seguir instrucciones. Problemas para recordar lo que se le acaba de decir. Fracasos académicos como consecuencia del poco dominio de la destreza en la lectura típica de su edad. A menudo el afectado es incapaz de distinguir entre la derecha y la izquierda. Por ejemplo, confunde 25 con 52, la be con la de, «la» con «al»... Extravía sus pertenencias. Confunde los conceptos de tiempo: ayer, hoy y mañana.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS