Esguinces

Esguinces

El esguince es una distensión violenta y dolorosa de una articulación, generalmente después de efectuar un movimiento forzado.

A menudo se rompen los tejidos, pero sin luxación. Las zonas más proclives son el tobillo, la rodilla y la muñeca. El esguince suele acompañarse de inflamación. En una fractura, es el hueso el que absorbe la energía del traumatismo, perdiendo su integridad estructural; en un esguince, el golpe es absorbido por una articulación, con el resultado de que ésta se distiende o se rompen las fibras de un ligamento o la cápsula articular. La primera medida es el reposo, inmovilización de la articulación afectada y aplicación de frío local. No se deben administrar pomadas o analgésicos que puedan enmascarar los síntomas. Hay que acudir a un centro médico y hacer una radiografía que confirme el diagnóstico y descarte una fractura. Para prevenirlos, conviene hacer un calentamiento adecuado, vigilar el estado de las instalaciones y tener un buen equipo deportivo.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS