Fimosis

Fimosis

Se denomina así a la dificultad de retraer el prepucio (la piel que recubre el glande del genital masculino), debido a la presencia de adherencias.

Etimológicamente, viene del griego, que significa ‘con bozal’ y se refiere a un prepucio con un orificio tan estrecho que no puede abrirse sobre la cabeza del pene. Es un trastorno muy común, sobre todo durante el primer año de vida, cuando la estrechez propia de su edad impide dejar al descubierto el glande. No se trata estrictamente de fimosis, sino de adherencias que acaban despegándose solas. En la mayoría de los casos, esta dificultad se resuelve espontáneamente cuando el niño comienza a controlar los esfínteres. Es la llamada fimosis fisiológica. El problema de la fimosis no se soluciona con ejercicios que fuercen el movimiento del prepucio, ya que puede acarrear infección urinaria o del glande. El pediatra seguirá la evolución de este cuadro y decidirá si conviene ponerlo en manos de un cirujano infantil o del urólogo.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS