Frenillo (lingual y labial)

Frenillo (lingual y labial)

Los frenillos son pliegues mucosos que unen dos superficies contiguas (una móvil y otra fija). Hay que detectarlos precozmente para evitar los trastornos que una malformación puede acarrear. La corrección es muy sencilla.

LingualCuando la membrana que sujeta la lengua por la línea media de la parte inferior se desarrolla incorrectamente, impide mamar o hablar con soltura. Es una malformación que se caracteriza por un frenillo duro, grueso y corto que resta movilidad a la lengua. Para evitar una mala pronunciación en el futuro, la única solución es la cirugía. Es una operación sencilla y de rápida recuperación, pero debe hacerse con anestesia general. Consiste en seccionar el frenillo. Aunque se recomienda practicarla después de haber aprendido a hablar, el otorrinolaringólogo es quien debe tomar la decisión. Labial El frenillo superior une el labio de arriba con la encía correspondiente. En algunos niños está tan desarrollado que separa los dientes incisivos superiores, impidiendo la movilidad correcta del labio. Los médicos recomiendan operarlo antes de la erupción de los dientes definitivos. La intervención es muy simple y el niño regresa a casa en unas horas. Consiste en cortar el frenillo para separar los tejidos circundantes. La anestesia es local o general, dependiendo de la edad y del grado de hipertrofia.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

COMENTARIOS